Madrid, a ritmo de chotis y clarines

Una veintena de municipios de la región, incluida la capital, desempolva su esencia más tradicional y se echa a la calle para vivir sus fiestas en el conocido como día de la Virgen

TEXTO: ABC FOTO: BFGB/
Actualizado:

MADRID. La serranía madrileña se viste hoy de tiros largos para celebrar el día grande de la Virgen por excelencia: la Asunción. Alrededor de una veintena de municipios -casi todos, pequeños- de la región hacen copartícipes a lugareños y visitantes de sus fiestas patronales y en honor a Nuestra Señora de la Asunción, San Roque y la Virgen de los Remedios, entre otros. Localidades como Alpedrete, Berzosa de Lozoya, Miraflores de la Sierra, Pelayos de la Presa, Buitrago de Lozoya y Zarzalejo conmemoran el día de la Asunción. Asimismo, otros municipios como Rascafría, Cenicientos y Griñón celebran desde mañana sus fiestas patronales.

No faltarán, por tanto, las verbenas, las corridas de toros, las representaciones teatrales, ese «género chico» tan madrileño como es la zarzuela y encierros taurinos. En Soto del Real, por ejemplo, tendrá lugar la romería a la ermita, donde los asistentes podrán degstar su tradicional caldereta. En Cenicientos, en cambio, los protagonistas serán los toros, con cuatro corridas, en las que se lidiarán reses de las ganaderías El Pilar, Barcial, Julio de la Puerta, Hilario Serrano, Saboya y Torrenueva, con un sobrero de rafael Ibáñez, informa Efe. Además, habrá actividades para todas las edades y baile con orquesta hasta altas horas de la madrugada, así como la actuación de bandas de música, grupos de folk y un festival de tecnomúsica. Todo ello se prolongará hasta el día 18 de este mes.

Asimismo, el último día de encierros en Pinto ponen el colofón hoy a sus fiestas patronales, después de varios días de conciertos, festejos y algún que otro encierro «eterno», como el de ayer, cuando la «querencia» que los dos primeros toros tomaron al terreno del recorrido y la pasividad del último para salir del chiquero alargaron la segunda jornada, por lo que llegaron a durar más de una hora, y no los 20 ó 30 minutos habituales.

Refuerzo de bomberos

Todo este derroche festivo debe ir acompañado por un refuero de seguridad, por lo que la Comunidad ha establecido retenes de bomberos en 30 municipios para prevenir accidentes pirotécnicos. Tampoco hay que olvidar que la capital también se vestirá de chulapos y manolas. Será cuando el Pichi haga de las suyas, al son de un organillo, por ese Madrid castizo que, pese al paso de los años, nunca muere.