«Misericordia» vuelve 29 años después de su estreno. Sobre estas líneas, María Fernanda D´Ocón, caracterizada como Benina

Madrid recupera «Misericordia», de Galdós, como homenaje a José Luis Alonso

MADRID. C. Galindo
Actualizado:

Como un esperado homenaje a José Luis Alonso, a los diez años de su trágico fallecimiento, el próximo miércoles subirá al escenario del teatro Albéniz, solamente por unos pocos días, uno de los mejores montajes realizados a lo largo de su dilatada carrera. Se trata de «Misericordia», de Benito Pérez Galdós, en versión de Alfredo Mañas, que se estrenó hace 29 años en el María Guerrero, en montaje del Centro Dramático Nacional.

El entonces ayudante de dirección de José Luis Alonso, y actualmente prestigioso director, Manuel Canseco, ha querido recuperar esta producción tal cual. Para ello, ha reunido a algunos de los actores que estrenaron esta obra en Madrid con María Fernanda D´Ocón a la cabeza —que vuelve a dar vida a Benina—. Carmen Segarra, Julia Trujillo y Francisco Hernández (ahora hace el papel del ciego Almudena) —que también trabajaron en aquella producción— también figuran en el reparto junto a Teófilo Calle, Ramón Pons, Manuel Brun, Enrique Cazorla y Ángel Amorós, entre otros.

«Hay varias razones para reponerlo: en primer lugar, porque la obra sigue igual de viva hoy que hace treinta años o que hace un siglo, y además, porque no se ha visto en dos generaciones», explicó Canseco quien, sin embargo, reconoció que el motivo de más peso es que «fue un inmenso trabajo teatral de Alonso y nos parecía que se debía recuperar. Es el mejor homenaje que le podíamos hacer en el aniversario de su muerte, mejor que una exposición o un libro». Canseco, se ha negado a aparecer como director del montaje, cargo que ha reservado al director desaparecido, figurando él como autor de la revisión escénica.

«Al margen de la nostalgia y de los homenajes, lo que más nos ha movido es la vitalidad que todavía tiene la función. Los problemas que se tratan en “Misericordia”, la xenofobia, la ingratitud social o la política en la calle, hoy son más fáciles de digerir por el público que en los setenta», comentó Canseco.

«Misericordia» cuenta la historia de Benina, una mujer capaz de echarse a la calle a pedir limosna para sostener a su señora, una mujer rica venida a menos pero que, cuando recupera su posición tras recibir una herencia, desprecia a la criada que tanto ha hecho por ella.

«Cada escena es una pincelada del Madrid y de la España de esa época de finales del siglo XIX. Alfredo Mañas hizo una versión teatral tremendamente fiel y tremendamente libre al mismo tiempo», dijo el responsable del montaje.

Igual de fiel que fue Mañas al espíritu de Galdós este montaje lo es al espíritu de Alonso. Por ese motivo ha sido muy fácil para Canseco retomarlo, ya que aún conserva sus apuntes de cuando era ayudante de dirección.

«No he notado ninguna diferencia entre la respuesta del público de hoy y el de hace 29 años. He conseguido las mismas sonrisas, que las presiento, las mismas carcajadas, que oigo desde el escenario, y las mismas miradas pendientes de lo que ocurre —afirmó María Fernanda D´Ocón—. Incluso con la misma ropa y peluca que entonces, ya que las guardé como recuerdo».

«Lo que sí se nota es que los chicos de catorce o quince años entienden la obra, cosa que no hubieran comprendido en los años setenta, y es que hoy están más acostumbrados a oír los males de la sociedad. Por desgracia, no ha cambiado nada, el ser humano tiene un mal endémico: la ingratitud y el egoísmo», añadió la actriz, que está encantada con volver a representar «el mejor papel de su vida».

«Misericordia» sólo permanecerá en Madrid doce días —hasta el 1 de abril—, y no ha podido volver al teatro que acogió su estreno en 1972, el María Guerrero, por motivos de «salud» del edificio. Sin embargo, Manuel Canseco afirmó que volverá a la capital la próxima temporada, «sería una buena obra con la que abrirla», aseguró, pero todavía no tienen local para ello.