Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer, durante un acto en la Caja Mágica
Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer, durante un acto en la Caja Mágica - JOSÉ RAMÓN LADRA

Sánchez Mato y Mayer denunciaron al Mutua Madrid Open a espaldas de Carmena y Madrid Destino

La oposición acusa a los ediles de «actuar por cuenta propia»; la denuncia se presentó solo una semana antes de que la alcaldesa relevase a los concejales

MadridActualizado:

La denuncia del Ayuntamiento de la capital sobre el acuerdo vigente con el organizador del Mutua Madrid Open abre un nuevo frente en la ya denostada empresa municipal Madrid Destino. La exconsejera delegada, Ana Varela, y los ediles Celia Mayer y Carlos Sánchez Mato –ex presidenta y vicepresidente de la entidad– encargaron un informe externo y firmaron un escrito ante la Fiscalía Anticorrupción sin avisar al equipo de Gobierno y al Consejo de Administración de la entidad pública. El hecho de que Varela y Sánchez Mato fueran relevados de su cargo solo una semana después de presentar la demanda refleja de nuevo las diferencias internas en Ahora Madrid.

El informe, encargado al despacho de abogados Alemany, Escalona & De Fuentes, concluye que el convenio entre el Consistorio, entonces dirigido por Alberto Ruiz-Gallardón (PP), y Madrid Trophy Promotion (MTP) podría incurrir en los delitos de prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos. Como adelantó El Mundo y la Ser, se atisba que la contraprestación municipal a MTP, presuntamente, creció «de forma paulatina y subrepticia», habida cuenta de que entre 2001 y 2010 el coste pasa de 1,5 millones de euros a más de diez, cuya subida más reseñable se detecta en 2009, con Ruiz-Gallardón como alcalde. El acuerdo, revisado varias veces, está vigente hasta 2021. El Mutua Madrid Open, precisamente, se celebró en la Casa de Campo hasta el 2009, cuando pasa a la Caja Mágica.

El escrito, presentado ante la Fiscalía el pasado 23 de marzo, aún debe ser admitido a trámite. Fuentes municipales explicaron que los firmantes Varela, Mayer y Sánchez Mato actuaron en representación del Ayuntamiento aunque reconocieron que no estaban al tanto «con detalles»; justificaron su movimiento con que el contrato con MTP, como otros relativos a empresas municipales, estaba bajo la lupa desde su llegada a Cibeles.

Desde Alemany, Escalona & De Fuentes confirmaron a ABC que el informe les fue encargado hace meses por Ana Varela, como consejera delegada de Madrid Destino, y que ella fue siempre su intelocutor para la recopilación de toda la información. No obstante, ninguno de los miembros del Consejo de Administración estaba al tanto (al menos no se dijo en las reuniones) de que se hubiera encargado tal estudio o que se pensara en presentar una denuncia, según aseguraron a este diario. «Han actuado por su cuenta y riesgo; no sabíamos nada», declararon.

Destituciones en Madrid Destino

La actuación por cuenta propia de los concejales y de la que fuera mano derecha de Mayer en Madrid Destino explica, en parte, la purga de Manuela Carmena en la empresa pública. La denuncia, que se presentó solo una semana después del cese de Mayer al frente de Cultura, se produjo a apenas unos días de la destitución de Varela y Sánchez Mato de sus cargos en Madrid Destino. Aunque desde el equipo de Gobierno niegan una relación de causa y efecto entre ambas situaciones, ahora es la alcaldesa quien ha asumido la presidencia del Consejo. Cabe recordar que Luis Cueto, hombre de la máxima confianza de Carmena, ostenta el cargo de vicepresidente segundo.

Los grupos municipales del PP y Ciudadanos valoraron ayer la denuncia del Ayuntamiento como una suerte de maniobra política. La concejal del PP Isabel Rosell destacó que en ninguna reunión del Consejo de Administración –del que forma parte se informó de las supuestas irregularidades: «Si las hay, que se depuren hasta el final». «Pone de manifiesto la guerra soterrada en el Gobierno, con Luis Cueto, coordinador de la Alcaldía, y los concejales próximos a Ganemos e IU como rivales», añadió Rosell.

La portavoz de Cs, Begoña Villacís, calificó la demanda como «boicot» e insistió en la idea de que los firmantes actuaron por su cuenta:«Tenemos una denuncia que no parte de Madrid Destino, no ha pasado por los servicios de Asesoría Jurídica y no ha sido autorizada por Junta de Gobierno».