La Policía Nacional, en una sucursal de Ibercaja asaltada en octubre, en el polígono La Garena, de Alcalá
La Policía Nacional, en una sucursal de Ibercaja asaltada en octubre, en el polígono La Garena, de Alcalá - DE SAN BERNARDO

Madrid «exporta» bandas de aluniceros al resto de España

La Policía contabiliza a unos 50 de estos delincuentes y a una veintena de butroneros activos de la zona sur de la capital que «viajan» a otras provincias

MADRIDActualizado:

El 10 de noviembre, una banda organizada protagonizó uno de los más espectaculares alunizajes que se recuerdan. Metieron un coche robado en el tráiler de un camión y, desplegando la trampilla, la utilizaron como «cañón» para lanzar el vehículo contra el cierre del muelle de carga del establecimiento que tiene la cadena de electrodomésticos Mediamarkt en el polígono El Carralero, de Majadahonda. Se acercaba el «Black Friday» y el almacén estaba lleno de «smartphones» de última generación listos para ser vendidos... y robados. Se apoderaron de 70.000 euros en teléfonos y huyeron. Diez días después, nuevo robo con fuerza a la misma empresa; en esta ocasión, en el centro comercial Espacio de León. A las cinco y media de la madrugada, unos encapuchados destrozaron las vitrinas a mazazos, tal como reflejan las cámaras de seguridad, y se llevaron un importante número de móviles. Huyeron en dos todoterreno robados que fueron encontrados luego en la zona de Puente Castro.

Pues bien, la Policía Nacional está convencida de que ambos sucesos son obra de los mismos. Y que se trata de delincuentes del sur de Madrid. Esta itinerancia, han detectado los expertos, se viene reproduciendo en buena parte del resto de España. «Los aluniceros de la capital llevan un tiempo saliendo a robar a otras provincias y comunidades autónomas. Está el caso de León, pero también en Aragón, Valencia, Cantabria, Santander... En este último caso, por ejemplo, entraron en un Carrefour», explica un mando.

Se trata de un perfil de ladrones muy jóvenes, veinteañeros, con muchos antecedentes policiales y que suelen robar a la carta: «Cuando dan un palo, saben que los productos los van a colocar a gente del mercado negro de nacionalidad china o magrebí, principalmente. Luego, en el caso de estos últimos, los llevan en contenedores a Marruecos, donde los revenden».

Menos policía en provincias

La Policía Nacional considera que puede haber ahora mismo cinco de estas bandas madrileñas en activo, compuesta por diez o quince chavales cada una: «Son unos 50 individuos, que están robando en Madrid pero también fuera porque existe allí menos presencia policial en las calles. También hemos detectado que, aúnque siguen produciéndose, hay menos asaltos a las tiendas de lujo de la Milla de Oro del Barrio de Salamanca. Pero en la capital se encuentran con que son muchas más las patrullas que vigilan las calles más codiciadas y, además, les conocen».

En efecto, si antes la «moda» eran asaltos casi continuos en locales de Loewe, Gucci, Hermés..., ahora donde más se roba es en tiendas de telefonía. «En general, en una semana puede haber media docena de alunizajes o robos a mazazos en Madrid;de ellos, uno o dos son a establecimientos de móviles. En el caso de León, eran once tipos con BMW X5. También utilizan Audi Q7. Esas marcas son una de las ‘firmas’ de estas organizaciones de españoles, además del ‘modus operandi’». El caso de Mediamarkt es paradigmático, añaden nuestras fuentes: «Sufren un montón de golpes; prácticamente uno al mes, porque es un lugar donde estos ladrones saben que hay mucha mercancía relativamente fácil de robar». Por eso, en muchas tiendas, ahora los teléfonos que hay son maquetas, no originales. «Y también las roban», precisa otra fuente.

En un solo alunizaje pueden llevarse cerca de cien mil euros en aparatos. Es lo que ha ocurrido en una tienda de Apple, donde arramplaron con 100 terminales de golpe: 90.000 euros.

«Son jóvenes que, con veinte años, tienen veinte antecedentes. Y normalmente los receptores les pagan un 25% del valor de lo sustraído», explican en la Policía. Y no todo son teléfonos: hay muchos casos en bares, máquinas de tabaco, tragaperras... Buscan el dinero fácil y rápido.

Los aluniceros, en definitiva, están siguiendo los pasos de los butroneros (que la mayoría empezaron empotrando coches en escaparates, como el Troll, Barrantes o el asesinado NiñoSáez): salen fuera de Madrid buscando más «nicho de mercado». Sobre las bandas de butrones, también mayoritariamente españolas, los agentes dicen que puede haber media docena activas, con unos 20 integrantes. El Troll, por ejemplo, anda asaltando camiones de carga de telefonía. Fue sorprendido con uno en un centro de carga de mercancías cercano al aeropuerto de Barajas.