Madrid entra en Shanghái
ABC Estado actual de las obras de la Casa de Bambú y el Árbol del Aire (Pabellón de Madrid en Shanghai)

Madrid entra en Shanghái

SARA MEDIALDEA | MADRID
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La capital de España se ha plantado en Shanghai: el pabellón madrileño -el único en exclusiva de una ciudad española en esta Exposición Universal- está situado junto al de la anfitriona y el de Londres, y a fin de mes estará terminado. Se compone de dos elementos: la Casa de Bambú y el Árbol del Aire, ambas reproducciones de otros existentes en la capital.

Concretamente, la Casa de Bambú es copia de un edificio de viviendas sociales en el distrito de Carabanchel, diseñado por el arquitecto Alejandro Zaera, mientras que el Árbol del Aire reproduce uno de los «árboles bioclimáticos» del bulevar de la naturaleza del barrio de Vallecas, de Belinda Tato.

Este mismo mes de marzo estarán finalizados los trabajos de construcción de la Casa de Bambú, que ha tenido que adaptarse a las particularidades del clima chino.

Energías renovables

Quienes la visiten durante la Expo podrán ver y notar en su interior cómo se aplican las energías renovables a cosas tan cotidianas como la climatización o el control de la luz a través de elementos integrados en la estructura del edificio, como un atrio solar, el muro norte acristalado o la «piel» de bambú.

En cuanto al Árbol del Aire, estará listo el 15 de abril, y será un espacio con espectáculos en directo. Tendrá pequeños molinos eólicos para «fabricar» electricidad, y un ventilador gigante que mantendrá frescos a los visitantes.

La Exposición Universal de Shanghai se inaugurará en mayo. Es la primera vez que en un encuentro de este tipo algunas ciudades cuentan con pabellones propios, independientes de los de sus países. El motivo es que el 60 por ciento de la población mundial vive actualmente en grandes ciudades, y en ellas se toman decisiones trascendentales para el futuro de la humanidad.

Un comité de 20 miembros de la UNESCO seleccionó 13 ciudades para que montaran su propio pabellón, una de las cuales fue Madrid -la única española-. Además, ese mismo comité designó a otras 55 ciudades para que participaran juntas en un pabellón comunitario: entre ellas están Barcelona y Bilbao.

El pabellón madrileño se encuentra en la zona dedicada a las mejores prácticas urbanas. Sus dos instalaciones se quedarán en Shanghai como legado de nuestra ciudad.