Ana María y su hija Alba
Ana María y su hija Alba

La madre y su hija desaparecidas tras aterrizar en un vuelo desde Canarias contactan con su familia

«Se tiene una localización de ambas aunque no es precisa. Iremos informando de la evolución del estado y localización de mi hermana y mi sobrina», difundió este jueves un familiar a través de las redes sociales.

MadridActualizado:

«Se han puesto en contacto a través de un SMS. En el mismo dicen que se encuentran bien y lamentan la preocupación que han generado. Estamos pendientes de confirmar que esto es realmente así. Se tiene una localización de ambas aunque no es precisa. Iremos informando de la evolución del estado y localización de mi hermana y mi sobrina. Gracias a todos por vuestro apoyo en la difusión de su desaparición. Esta difusión ha generado la suficiente fuerza como para que mi hermana finalmente se pusiera en contacto. Gracias de nuevo a todos». Con estas palabras de alivio, un familiar de las dos desaparecidas comunicó esta mañana a través de las redes sociales un giro esperanzador de los acontecimientos.

La Guardia Civil y la Policía Nacional las buscaban desesperadamente desde el pasado 5 de septiembre en Madrid, tras, supuestamente, aterrizar en un vuelo procedente de Canarias. Ana María Linares Romero tiene 43 años; su hija, Alba Álvarez Linares, 6.

Las dos son vecinas de la localidad de Palma del Río, en Córdoba, pero residen en Fuerteventura. Fue en el municipio cordobés donde el hermano de Ana María interpuso la denuncia ante la Guardia Civil, tras intentar contactar con ella y no conseguirlo.

Las primeras informaciones apuntan a que la madre había dicho a sus allegados que el motivo de su viaje a Madrid era una entrevista de trabajo o una oportunidad laboral. De confirmarse esto, cobraría más fuerza la hipótesis de la fuga voluntaria por parte de la progenitora.

La investigación la lleva el Cuerpo Nacional de Policía de Puerto del Rosario, la capital de Fuerteventura, pero la Guardia Civil puso también en marcha un dispositivo de colaboración ciudadana para poder encontrarlas. Hasta la fecha, ninguno de los dos cuerpos ha confirmado su aparición.