Los locales de alimentación chinos y árabes copan las licencias de apertura en la capital
Un comercio regentado por ciudadanos chinos en el centro de Madrid - ISABEL PERMUY
COMERCIO

Los locales de alimentación chinos y árabes copan las licencias de apertura en la capital

Un 82% fueron solicitadas por extranjeros. Además, se ha reducido en su totalidad la apertura de negocios de compra-venta de oro en el primer trimestre de 2012

MADRID Actualizado:

Los bares, restaurantes, centros de reunión, y tiendas de alimentación regentadas por extranjeros siguen siendo el tipo de negocio que más se abre en Madrid. Así lo revelan los datos recogidos en 2011 por la Sociedad Técnica de Tramitación de Licencias Urbanísticas de Actividad (STT) del Colegio Oficial de Aparejadores de Madrid; una de las empresas autorizadas para gestionar y tramitar licencias de actividad y obras en la capital.

Según estas cifras, en 2011 fueron los barrios y zonas nuevas de Madrid las que concentraron la mayor cantidad de aperturas. «La actividad más desarrollada y solicitada es la hostelería propia de la cultura mediterránea como bares o restaurantes», señala Mariano Fuentes Sedano, Director General de STT, «aunque en estos locales existe una rotación de apertura y cierre muy alto, cercana a los seis meses».

Además, se solicitaron menos licencias de negocios en centros comerciales por lo que se abren más tiendas a pie de calle en zonas de barrio. De estas, las más comunes son las tiendas de alimentación que en un 82% han sido solicitadas por extranjeros, sobre todo por personas de origen chino y árabe. Muchos de estos establecimientos, localizados en el centro de la capital madrileña, se implantan en antiguas sucursales bancarias cerradas por los procesos de fusión de las entidades.

Frenazo de los negocios de «compro oro»

Atendiendo al número de solicitudes que se han tramitado, la actividad comercial del centro de la capital ha sufrido un repunte en el primer trimestre de 2012. Además, coincide con un cambio de ciclo en cuanto al tipo de negocios. «Se ha reducido en un 100% la apertura de negocios de compra-venta de oro en este primer trimestre, por lo que podemos asumir que en 2011 se saturó este mercado y también se ha notado un retroceso en la apertura de peluquerías, clínicas de estética, fotodepilación, etc.», declara Fuentes Sedano.

En contraposición, son cada vez más los pequeños negocios solicitados por personas con alta cualificación que se han quedado en paro y que buscan una salida creando una miniempresa de barrio especializada o con un mayor grado profesional, como clínicas nutricionistas, fisioterapeutas, consultas odontológicas o de podología.