Libro blanco

Por IGNACIO RUIZ QUINTANO
Actualizado:

Lo de Guadalajara ha sido como lo del Prestige, pero a izquierdas. Por eso los Bardem ("¿dónde están los Bardem?") están callados. A los humoristas de más progreso tampoco se los ve muy sueltos: todavía no han pintado cruces en la solapa de ZP, como las pintaron en la de Aznar. Urge otro Libro Blanco, pero esta vez sobre las barbacoas. Libro Blanco de la Barbacoa. Además, ya tenemos autor: Méndez, natural de Pontecesures y gobernador de Madrid por la gracia de haber escrito el Libro Blanco del Prestige.

No es el Quijote, pero en cada página de ese volumen se hace un constante elogio de la locura. Destinado por su talento a una gloria que no hubiera pasado de la que proporciona el nombre de uno impreso en el listín telefónico, Méndez logró granjearse con el Libro Blanco del Prestige la admiración de Pepiño Blanco, el hombre que no consiguió pasar de primero curso de Derecho... ¡en Santiago! "La conclusión básica del Libro Blanco del Prestige -decía Méndez, poniendo su más simpática cara de 'pes-pá'- está en que el impacto ecológico hubiera podido evitarse, si las autoridades hubiesen evaluado correctamente la situación y no hubiesen tomado la decisión equivocada, precipitada, desacertada y absurda de alejar el buque de las costas gallegas."

En resumen, el Libro Blanco del Prestige lo que pedía era expertos: muchos expertos. Y del partido. Porque, según la ley de Irma, si se consulta a un número suficiente de expertos, se puede confirmar cualquier opinión.

Y según el corolario de Weinberger, un experto es la persona que evita los errores pequeños mientras sigue su avance inexorable hacia la gran falacia. Y según la regla de Mars, un experto es cualquiera que no sea de la ciudad. Y según la ley de Bohr, un experto es la persona que ha cometido todos los errores posibles en un campo de estudio limitado. Y según la teoría de Goia, la persona menos cualificada es la que da más opiniones. Y así sucesivamente. ¡Libro Blanco de la Barbacoa! Méndez debe de investigar la raigambre tejana de esta actividad campestre. Tirando de este hilo, quién sabe, lo mismo da con alguna pista que, vía Bush, conduzca a Aznar.