La librería de siempre, donde tú quieras

La Tienda de las Palabras conjuga la tradición de la venta de libros con la comodidad de internet y el encanto de un mercadillo

MadridActualizado:

«Si la gente no va a las librerías, que los libros vayan a la gente». Con esta premisa nació hace dos años La Tienda de las Palabras, ajena a la crisis del sector y las opiniones más pesimistas. Las ganas de su fundadora, Pita Sopena, bastaron para iniciar la aventura en una fecha muy señalada: el 23 de abril, Día del Libro. Las bases de su proyecto fueron internet y hacer de la literatura una experiencia menos solitaria.

Así, La Tienda de las Palabras conjuga la tradición de las librerías de toda la vida, las comodidades de la red y el encanto de un mercadillo. Este establecimiento inusual funciona como una especie de librería ambulante, vendiendo libros en lugares tan insospechados como una tienda de vino, las espectaculares playas de Tarifa o un bar de copas. Cualquier sitio es bueno si hay pasión por las letras. Otro de sus puntos fuertes es que consigue una atmósfera en la que se viaja más allá de los libros; se da vida a las historias que contienen y se reúne a todo tipo de lectores.

Pero este modesto y joven negocio no se reduce a ese momento único que es hojear las pilas de libros. En La Tienda de las Palabras se quiere recuperar la figura del experto librero que recomienda títulos, novedades y clásicos. La forma de hacerlo es a través de la red: en su web, a través de un breve cuestionario, te aconsejan de forma personalizada según lo marcado. Lo mejor de las viejas librerías, donde tú quieras. «Internet llegó para quedarse y las librerías tienen que adaptarse a sus nuevas formas de comunicación», declara Sopena.

Con motivo de su segundo aniversario y, cómo no, por la efeméride que contempla, La Tienda de las Palabras celebra hoy sábado un coloquio gratuito sobre Madrid en la obra de Miguel de Cervantes (El Almacén del Pan, calle Moratín, 39. 12.30 horas), a cargo del escritor Mnuel Zorita, junto a monólogos y narración de cuentos.