Un jardín infantil en la azotea de La Paz

El arquitecto Joaquín Torres proyecta un espacio exterior para los niños que estén ingresados por largos periodos de tiempo

miguel oliver
madrid Actualizado:

El estudio de arquitectura A-cero, que dirige Joaquín Torres, autor de La Finca, ha proyectado de forma gratuita un jardín infantil exterior en la azotea del Hospital Universitario La Paz. Se trata de un espacio reservado para los niños ingresados en el centro, que se realizará gracias a los fondos que consiga recaudar la ONG Juegaterapia y que podría estar en funcionamiento a finales del verano.

El arquitecto ha buscado crear un espacio de ocio donde los niños hospitalizados durante largos periodos de tiempo puedan disfrutar del aire libre en un entorno que evoca a la naturaleza. El objetivo es hacer más agradable la estancia del niño y su familia en el hospital, a la vez que contribuir a una mejor recuperación.

Joaquín Torres cree que este «es uno de los proyectos más especiales y que con más cariño ha llevado a cabo el estudio de arquitectura A-cero. Se quiere con él, acercar el medio ambiente, la educación y la vegetación a los niños que se encuentran ingresados.

«Hemos intentado crear un submundo verde dentro del hospital como lugar de esparcimiento, favoreciendo así la ocupación de su tiempo libre, en un entorno natural que les aporta la libertad de la que carecen, al permanecer en el centro ingresados durante tanto tiempo».

Según el doctor Javier Cobas, subdirector Gerente del Hospital Universitario La Paz, «la idea de este proyecto nace cuando intentamos recuperar la primitiva «Pajarera» que tenía el hospital en sus orígenes y es que, desde la creación del Hospital Infantil en 1965, sus profesionales han tenido siempre una especial sensibilidad hacia los derechos y situación vital de los niños.

«El nuestro ha sido un centro pionero en la instauración de un Plan de Humanización que tiene como objetivo conseguir que el niño, durante el tiempo que esté con nosotros, se encuentre como en casa y que el ingreso hospitalario no rompa con su vida privada, sus amigoso las clases».