Las excavadoras arrastran los escombros del antiguo Colegio Alemán, en Concha Espina
Las excavadoras arrastran los escombros del antiguo Colegio Alemán, en Concha Espina - GUILLERMO NAVARRO

Un juzgado paraliza la demolición del Colegio Alemán

Se suspenden las obras de derribo tras entender la magistrada que es un edificio de «marcado sentido histórico»

MADRIDActualizado:

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 26 de Madrid ha acordado la suspensión cautelar urgente de la demolición del antiguo Colegio Alemán, ubicado en Concha Espina, al entender que es un edificio de «marcado sentido histórico».

Así lo decreta en un auto sobre las obras derivadas de la resolución del 10 de junio de 2019 del Gerente de la Agencia de Actividades del Ayuntamiento de Madrid, que concedió permiso de demolición a la Orden Hospitalaria San Juan de Dios, propietaria del inmueble, que quería extender en esta parcela las actividades del Hospital San Rafael.

Con ello estima la petición de la Asociación Española del Desarollo Ecológico Sostenible relativa a la suspensión de la demolición del antiguo Colegio Alemán.

La magistrada considera que la suspensión cautelar es acorde al objetivo perseguido, es decir, evitar daño irreparable sobre un edificio de «marcado sentido histórico» pese a que no está recogido en el catálogo de edificios protegidos del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid.

«Ello no le resta importancia, como pieza importante de la arquitectura contemporánea de la ciudad de Madrid», aprecia el juzgado para recordar que la inclusión como edificio protegido ha sido propuesta, por ejemplo, por la Asociación Madrid Ciudadanía y Patrimonio.

«Así pues, aunque se volviera a construir el edificio, ya no se trataría del edificio original proyectado en 1957, con lo cual el perjuicio irreparable ya habría sido causado, de no quedar suspendida la demolición», argumenta el juez para agregar que reconstruir el inmueble en una hipotética sentencia favorable supondría una «inversión millonaria» para el Ayuntamiento, aparte del tiempo que «tardaría el edificio en ser reconstruido, siendo todo ello ilógico».

«Es cierto que, de suspender la demolición iniciada, al diferirse ésta, también queda diferida la implantación de la actividad autorizada por la resolución antes mencionada, todo ello en el caso de que el recurso sea estimado, pero entiende esta juzgadora que la ejecución de la demolición sería mucho más perjudicial en caso de ser estimado el recurso que la dilación de la implantación de la actividad autorizada», detalla el auto, que considera adecuada la paralización de la demolición ya iniciada.

El delegado del área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid, Mariano Fuentes, avanzó el pasado miércoles que revisarán las obras del Colegio Alemán y que aquellos edificios «que merecen protección» se incluirán en el catálogo de edificios protegidos, tras llegar a un acuerdo Consistorio y los promotores de la obra.