La semana pasada cerró el centro polideportivo de Fuente del Berro por impagos
La semana pasada cerró el centro polideportivo de Fuente del Berro por impagos - Guillermo Navarro

La Justicia tumba la rebaja de tarifas de Carmena en los polideportivos

Dos empresas denuncian al Consistorio por rebajar los precios en 2015 sin compensar las pérdidas. El TSJM les da la razón e invalida la decisión

MadridActualizado:

El centro deportivo municipal Fuente del Berro, gestionado por la empresa Fuente del Berro S. L., dejó de abonar las nóminas de sus trabajadores en mayo tras más de un año de retraso en los pagos. Los empleados (19) se han dado de baja en las últimas semanas obligando al director del centro a cerrar toda la instalación. La sociedad argumenta que todo se debe a las pérdidas inasumibles derivadas de la bajada de tarifas desde 2015, una reducción beneficiosa para las usuarios, pero letal para las empresas privadas que el Gobierno de Manuela Carmena quiere sacar del sistema.

Antes que llegar a la situación de Fuente del Berro, otras dos empresas concesionarias de dos polideportivos municipales decidieron acudir a la Justicia para denunciar el «abuso» de la Administración. Ganaron la partida, aunque están a expensas de que el Supremo ratifique la decisión con una sentencia en firme. Se trata de AQA Wellness S. L. y Serviocio, Cultura, Deporte y Recreación S. L. Ambas solicitaban al Consistorio el reequilibrio económico del contrato y alegaban que la bajada de precios no se contemplaba en la memoria económica para la concesión. El Ayuntamiento se negó con el argumento de que los contratos de gestión de un servicio público «se ejecutan bajo el principio de riesgo y ventura del contratista» y, por tanto, no podían suponer un incremento del presupuesto de gastos a las arcas municipales.

El litigio llegó hasta el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), que falló en octubre y noviembre de 2017 a favor de las empresas. Según las sentencias, a las que ha tenido acceso ABC, el Alto Tribunal madrileño considera que la reducción del importe de los precios públicos, «necesariamente tiene un impacto económico que debe de ser calculado y dotado presupuestariamente», ya se trate de centros de gestión directa o indirecta. Entienden los magistrados que en el caso de un centro externalizado, si el impacto económico de la bajada tarifaria es negativo «deberá ser solventado en el plano contractual, esto es, en el seno de la concesión administrativa».

El TSJM declara «nulo de pleno derecho» el acuerdo adoptado en sesión plenaria el 22 de diciembre de 2015, donde se acordaba modificar las tarifas acordadas en 2010, con Alberto Ruiz-Gallardón (PP) como alcalde de Madrid. El entonces delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, valoraba una posible reducción de los ingresos en 2,6 millones de euros en el caso del acceso a las piscinas municipales e instalaciones deportivas, como consta en el diario de sesiones. La Justicia ha condenado al equipo de Carmena a abonar las costas procesales.

Rendir cuentas

La oposición critica duramente la gestión municipal en los centros deportivos. Sofía Miranda, la concejal de Ciudadanos miembro de la comisión permanente de Cultura y Deportes, opina que Ahora Madrid «ha cambiado las reglas del juego a mitad del partido unilateralmente». «Lo que tendría que hacer el Ayuntamiento es equilibrar el contrato de las concesiones. El problema es que se han bajado las tarifas y los polideportivos de gestión indirecta tienen menos recursos para hacer frente a los gastos, lo que ha derivado en la situación de Fuente del Berro», manifiesta.

Para el portavoz del grupo municipal popular, José Luis Martínez-Almeida, lo que ha ocurrido en el polideportivo del distrito Salamanca «desgraciadamente viene pasando en numerosas instalaciones a lo largo de Madrid y viene del sectarismo de este Ayuntamiento, que sólo cree en la gestión municipal y no en la gestión indirecta».

Ahora Madrid suma una nueva causa en contra, secreta hasta ahora, en los tribunales. Mientras tanto, el conflicto se lleva por delante, por el momento, a 19 trabajadores.