Golpe que recibió una de las víctimas detrás de la oreja
Golpe que recibió una de las víctimas detrás de la oreja

El juez y el fiscal no ven delito de odio en una agresión homófoba en Fuenlabrada

El acusado se sienta a partir de hoy en el baquillo, pese a que las víctimas piden la suspensión del juicio al considerar que «no se le castiga como debe ser»

MADRIDActualizado:

Los hechos ocurrieron el pasado 27 de julio en la estación de Renfe de Fuenlabrada. Una pareja de dos hombres caminaba cogida de la mano cerca del apeadero de Cercanías, cuando un individuo los agredió. Hoy comienza el juicio en el juzgado de Instrucción número 1 de la localidad del sur de Madrid. Ni el juez ni el fiscal ven delito de odio en lo ocurrido. «Nos parece indignante que teniendo pruebas de las amenazas y la agresión en vídeo este hombre vaya a salir con una simple multa», indica a este diario J. D., uno de los agredidos.

La pareja pedirá que se suspenda el juicio y se dé traslado a lo penal, además de que se incluya el delito de odio en el auto. «La justicia no hace nada y no lo castiga como debe ser», continúa la víctima. El agresor se enfrenta a los delitos de lesiones leve y maltrato de obra.

J. D., de 37 años, y su pareja, Y. A., de 23, caminaban cerca de la estación. El agresor, un hombre centroamericano de 24 años, se cruzó en su camino y les gritó: «¡Maricones de mierda, hijos de puta, escorias!». Por plantarles cara, J. D. recibió un puñetazo en el lado derecho de la cara, junto a la oreja. Para que la policía pudiera identificarlo, no dudó en grabarlo. Entonces se metieron en la estación en busca de ayuda, mientras a su espalda seguían escuchando gritos homófobos: «¡Por mi madre que os mato!». El acusado amenazó a las víctimas y llamó a sus amigos para que les dieran « una paliza a dos maricones».

Y. A. tuvo que acudir al hospital, ya que empezó a vomitar y a perder vista y oído. Además, tuvo que ponerse en manos de un psicólogo porque no quería salir a la calle sin su pareja por miedo.