Protesta de Bomberos por el centro de Madrid, en octubre
Protesta de Bomberos por el centro de Madrid, en octubre - ÓSCAR DEL POZO

Una juez anuló los ascensos «a dedo» de la cúpula de los Bomberos tres semanas antes de su dimisión

Ocho de los oficiales fueron nombrados en 2016 por libre designación y no por concurso

Actualizado:

La dimisión en bloque de doce oficiales de la cúpula de los Bomberos del Ayuntamiento de la capital, anunciada el pasado miércoles, se produjo solo tres semanas después de que el juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 34 de Madrid anulara los nombramientos por libre designación de 15 funcionarios, entre los que se encuentran ocho de los trabajadores salientes. Así lo dicta una sentencia, a la que ha tenido acceso en exclusiva este periódico, fechada el 21 de enero.

En la misma, se anulan «por no ser ajustados a derecho» los ascensos promovidos en 2016 por el antiguo jefe del Cuerpo, Eugenio Amores, del Inspector Adjunto Operativo -número dos del Servicio-, el Inspector de Planificación, el Subinspector de Infraestructuras, el Subinspector de Programación de Cursos, el Jefe de la Unidad Zona Centro, el Jefe de la Unidad Zona Norte, el Jefe de la Unidad Presupuestaria y Adquisiciones y el Jefe de la Unidad de Herramientas, Equipos y Normativa; puestos, todos, ocupados por ocho de los doce profesionales que abandonaron el cargo aludiendo a la disminución de efectivos en las dotaciones para cumplir con el derecho de la jornada de 35 horas, propuesta por el concejal de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero.

Según todas las fuentes consultadas por ABC, la «inacción» del edil durante los últimos tres años ha sido el perfecto caldo de cultivo para que los bomberos salientes -muchos de ellos, afiliados al sindicato mayoritario de CC.OO.- pudieran acceder a los puestos de mando con la «connivencia» de Eugenio Amores, que ayer declinó a este medio hacer ningún tipo de declaración. En ese sentido, las mismas fuentes señalan al Subinspector de Normalización y Decisiones Técnicas, Rubén Gallego, antiguo responsable de CC.OO. y portavoz de los miembros de la cúpula dimitidos, en la cúspide de las presiones para que Barbero acepte un nuevo «proyecto de organización», que el propio Eugenio Amores ya rechazó en el pasado. ABC trató de contactar ayer sin éxito con Gallego.

Sistema excepcional

La sentencia, que atiende al recurso presentado para que los puestos sean cubiertos por concurso y no por libre designación -un sistema cuyo carácter es excepcional- está recurrida por la parte demandada, el Ayuntamiento de Madrid, dado que todos los procesos administrativos se reclaman por defecto. Por ello, aún no es firme.

«Estamos muy cansados, muy indignados. Esto es un atropello», advertía el miércoles en rueda de prensa Rubén Gallego, y acusaba a Barbero de querer cerrar un parque de bomberos y disminuir el tamaño de las dotaciones para aplicar la jornada de 35 horas, dos hechos «falsos» según el delegado. La cúpula aludió a «purgas estalinistas» tras los ceses una semana antes de Ignacio Becerril como director general de Emergencias y Protección Civil y de Juan José García Martínez, al frente del Cuerpo de Bomberos.

Barbero afirmó el jueves que los dos ceses se enmarcan en la necesidad de dar un «impulso al cuerpo» y catalogó las dimisiones como algo habitual dentro del «revuelo» cuando hay «resistencias» al cambio. Ninguna de las dos partes, sin embargo, hizo referencia alguna al fallo judicial que anula los nombramientos de la gran mayoría de los oficiales que han dimitido.