Juan Carlos Naya: «Hacer de Tenorio requiere un gran esfuerzo»

MADRID. Carlos Galindo
Actualizado:

Hoy finalizan en el teatro Español las representaciones de la obra de José Zorrilla «Don Juan Tenorio», donde Juan Carlos Naya da vida al protagonista en su época joven. Pero el descanso para el actor es corto ya que dentro de unos días subirá al mismo escenario del teatro municipal la obra de Enrique Jardiel Poncela «Eloisa está debajo de un almendro».

— ¿Cuántas veces ha dado vida al personaje de Don Juan Tenorio?

— Con esta que ahora termina han sido tres.

— ¿Está contento con el resultado?

— La verdad es que cada día más. Cuando yo empecé siendo un niño lo hice con «El Tenorio», y ya soy mayorcito. Lógicamente, la experiencia, el conocimiento del texto y la madurez del actor te acompañan. No es lo mismo hacer este personaje a los treinta que a los cuarenta.

— Finaliza Zorrilla y comienza Jardiel Poncela ¿Qué significa para el actor?

— Es un placer. Sé que «El Tenorio» es un papel agradecido y la gente lo recibe muy bien; dentro de lo que cabe es un esfuerzo porque volver a Jardiel, al humor y a la risa siempre se agradece mucho.

— ¿Cuántas temporadas lleva en el Español?

— Salvo dos salidas que realicé con Concha Velasco y Ángel García Moreno, llevo diez temporadas y además hago un programa de radio por las noches, cuando salgo del teatro.

— ¿En cuántos montajes ha intervenido?

— ¡Uff...! ¡Ni me acuerdo! Contando uno por temporada más los infantiles, pueden pasar de las catorce funciones.

— ¿Está muy compenetrado con el director del teatro...?

— No solamente con el director, Gustavo Pérez Puig o con Mara Recatero, sino con todo el equipo que forma parte del teatro. De alguna manera, después de diez años de convivencia, sabemos como funcionamos unos y otros. También hay que tener en cuenta que yo soy un actor muy adaptable.

— ¿De qué personaje está más satisfecho?

— A mí me gustó mucho hacer el príncipe Florencio de «La noche del sábado» de Benavente, porque era un personaje corto pero muy intenso. Y también haber hecho el Don Mendo (cuando se fue Raúl Sender)

— ¿Qué espera de Eloisa y Jardiel?

— En principio otro éxito seguro porque la función es bellísima, los decorados van a ser espléndidos. Por otra parte, dejar de tirar del carro, porque protagonizar una función como «El Tenorio» significa un esfuerzo físico y mental muy fuerte.