Fachada sur del Museo del Prado, conocida como la puerta de Goya
Fachada sur del Museo del Prado, conocida como la puerta de Goya - INSTITUTO VALENCIA DE DON JUAN

Jean Laurent: el Madrid inédito de un visionario de la fotografía

Investigadores de la UCM hallan 294 originales del empresario francés en el Instituto Valencia de Don Juan

MadridActualizado:

A Juan Miguel Sánchez Vigil se le ilumina la mirada explicando cómo el fino papel albúmina se comba en sus manos por el calor corporal. Todo cuanto rodea a la fotografía, desde la ciencia y la historia, convierte cualquier conversación al respecto en toda una clase magistral. El extremo cuidado con el que maneja positivos originales con más de un siglo de vida entre sus dedos supone un espectáculo por sí mismo. Es la «pasión» aplicada a la imagen. Una «afición vehemente» –replicando sus propias palabras– que le ha llevado a dirigir durante los últimos tres años un profuso trabajo de investigación sobre los fondos fotográficos que alberga el Instituto Valencia de Don Juan.

Junto a María Olivera y Antonia Salvador, pertenecientes al grupo de investigación de Fotografía y Documentación de la Universidad Complutense de Madrid (UCM), ha descubierto 294 originales de Jean Laurent, el célebre fotógrafo francés que revolucionó Madrid con su visión empresarial durante la segunda mitad del siglo XIX. El hallazgo completa una ya impresionante colección que este museo privado de la capital guarda en sus vastos fondos de arte y antigüedades. En total, 1.138 originales que suponen un importante patrimonio para comprender la trascendental obra de uno de los mejores autores que tuvo Madrid.

El origen de una parte sustancial de las imágenes, encargadas por Adela de Guzmán, XXIV condesa de Valencia de Don Juan, y su esposo el diplomático e intelectual Juan Crooke y Navarrot, aporta aún más valor al hallazgo. Su interés por las artes decorativas, la arqueología y las armas –Crooke fue director de la Real Armería de Palacio, entre otros muchos cargos– justifica la existencia de 350 imágenes dedicadas a las armaduras. «Las fotografías de Laurent, con una calidad aún hoy extraordinaria, sirvieron para recuperar documentalmente muchas de las obras perdidas en el incendio que en 1884 destruyó parte de la Armería», explica como ejemplo de la necesidad de preservar semejante patrimonio cultural.

Imagen inédita del interior de la iglesia de Santo Tomás
Imagen inédita del interior de la iglesia de Santo Tomás - INSTITUTO VALENCIA DE DON JUAN

Con ese objetivo, la hija de Crooke, Adela Crooke, y su marido, Guillermo de Osma Scull, fundaron en 1916 el Instituto Valencia de Don Juan como una fundación privada que puso sus fondos al servicio de la comunidad científica para su estudio y difusión. Esa institución, presidida hoy por el duque de Alba, tiene su sede en un palacete de la calle de Fortuny y ha permitido al equipo dirigido por Sánchez Vigil estudiar a fondo este legado secreto de Jean Laurent.

Aunque en el conjunto las imágenes detalle de antigüedades, objetos, cerámicas, tapices y esculturas suponen el núcleo fundamental, existen centenares de vistas monumentales de distintos puntos de España. Madrid por ser la ciudad en la que vivía tuvo el honor de ser fotografiada generosamente por Laurent. «La cantidad de material es extraordinario, primero por el volumen de obras, y luego por la calidad, que es magnífica», explica el profesor Sánchez Vigil.

Entre ellas se pueden encontrar vistas de la fachada sur del Edificio Villanueva del Museo del Prado –la conocida como puerta de Goya– o una imagen inédita del interior de la Iglesia de Santo Tomás. Este templo, anexo a la que hoy es la Iglesia de la Santa Cruz, desapareció en 1872 tras sufrir un devastador incendio. Su interior solo se conocía por un grabado –para el que se utilizó una imagen de Laurent– que salió publicado el 15 de agosto de 1876 en La Ilustración Española y Americana. Otra de sus piezas destacadas es la imagen que tomó en Cibeles, en 1881, sobre el desfile del segundo centenario de la muerte de Calderón de la Barca.

Parte del encanto de estas albúminas está en que nunca fueron montadas sobre cartón, como solía hacer el francés para venderlas. «Se nota que fueron adquiridas para ser usadas con el objetivo de documentar o como información para decidir la compra de una determinada pieza», relata. «Hoy son patrimonio del patrimonio», añade destacando su relevancia.

La casa en la que murió

Gracias a ellas podemos ver, por ejemplo, como se construyó la casa taller en la que murió el fotógrafo. El edificio, diseñado por el arquitecto Ricardo Velázquez –autor de inmuebles como el Palacio de Fomento, en Atocha, sede actual del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación–, permanece en uso en la calle de Granada, 16. Hoy forma parte del colegio público Francisco de Quevedo. «Nos gustaría que el Ayuntamiento recordara la figura de Laurent poniendo una placa allí», desean Sánchez Vigil y Olivera.

La posición destacada de Jean Laurent como fotógrafo de la reina Isabel II, le valió el privilegio de hacerse con los trabajos de documentación de numerosas obras civiles. Entre ellas, destacan imágenes de la construcción del Canal del Lozoya y de la presa del Pontón de la Oliva. También han encontrado una albúmina del Depósito Mayor, en Chamberí, cuando estaba siendo construido. Algunas de ellas podrán ser vistas, hasta el 5 de diciembre, en la exposición «Laurent. Instituto Valencia de Don Juan» en la Facultad de Ciencias de la Documentación de la UCM.

Daguerrotipo de B. Brady
Daguerrotipo de B. Brady - INSTITUTO VALENCIA DE DON JUAN

Daguerrotipos y ábumes

«Cuando empezamos a trabajar con las fotos nos encontramos con una sorpresa y es que se conservaban daguerrotipos de familia. Es algo excepcional. Parte de ellos son de Mathew B. Brady, célebre por hacer todas las fotos de la Guerra de Secesión de los Estados Unidos», explica sobre la serie de estas curiosas piezas, realizadas con el primer procedimiento fotográfico con revelado, que se conservan también en el Instituto Valencia de Don Juan.

A ello se suma una no menos importante colección de fotografías realizadas y compradas por Adela Crooke en sus viajes por Europa, África y Oriente Medio y que hoy constituyen los álbumes de «Los Viajes de Adelín».