Acumulación de toallitas entre las ramas de los árboles a orillas del río Jarama
Acumulación de toallitas entre las ramas de los árboles a orillas del río Jarama - Telemadrid

El río Jarama, en San Fernando de Henares, convertido en un gran vertedero de toallitas

Según un vecino, proceden de la depuradora de Coslada, que no consigue quitar esta «porquería»

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las orillas del río Jarama, en San Fernando de Henares, se han convertido en un gran vertedero de toallitas. Se tiran por el inodoro, se canalizan por los desagües y van a parar a este río.

Estos productos han invadido la zona, llegando a acumularse en sus orillas. También pueden verse en las ramas bajas de los árboles, entre las piedras o flotando en el agua.

En declaraciones a Telemadrid, un vecino asegura que proceden de la depuradora de Coslada, que «no quita la mayoría de la porquería». «Es una situación insostenible», añade.

«Se supone que son biodegradables pero es mentira, no se degradan», relata el hombre. Y a pesar de que la gente es consciente de ello, «continúa tirándolas al inodoro en lugar de a la basura».

Ante esta situación insostenible, el Ayuntamiento de San Fernando alega que ya ha mantenido varias reuniones con el Canal de Isabel II puesto que la depuradora es competencia suya, para tratar tanto estos problemas como los acústicos. Por su parte, el Ayuntamiento de Coslada alega que no ha recibido ninguna queja al respecto.

Toallitas desechables

Adaptándose a la nueva normativa europea, las empresas de toallitas desechables tienen 18 meses para especificar en el etiquetado cuáles se pueden tirar por el inodoro. Sólo dos de cada 10 toallitas se desintegran. En España consumimos al año 140 millones de envases y muchas de esas toallitas terminan donde no deberían llegar nunca.

Según datos de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento, las toallitas provocan atascos en los desagües que afectan a las redes de saneamiento y al funcionamiento de las depuradoras con costes que superan los 200 millones de euros al año en España.