Isabel Muñoz, ayer en la Sala Canal, junto a una de sus fotografías de derviches danzando en éxtasis I FOTO IGNACIO GIL
Isabel Muñoz, ayer en la Sala Canal, junto a una de sus fotografías de derviches danzando en éxtasis I FOTO IGNACIO GIL

Instantes de eternidad revelados

POR NATIVIDAD PULIDO I MADRID.
Actualizado:

No apto para supersticiosos. PhotoEspaña celebra su decimotercera edición como una cita imprescidible en el calendario artístico de la capital. Cada vez hay más exposiciones de producción propia en el certamen, pero también son muchas las instituciones que se suman a este festival programando muestras de fotografía coincidiendo con su celebración. Este año la Sección Oficial, dirigida por Sergio Mah, aborda el tema del tiempo. A ella se suman encuentros, talleres familiares, visionados de portfolios, debates, clases magistrales, programas educativos, premios, proyecciones y acciones en la calle...

La muestra más madrugadora fue la dedicada al arte de la luz de László Moholy-Nagy, en el Círculo de Bellas Artes, organizada en colaboración con La Fábrica, el Martin-Gropius-Bau de Berlín y el Gemeentemuseum Den Haag de La Haya. Según la comisaria, Oliva María Rubio, «ha sido un reto reunir 190 obras de este artista total». De origen húngaro, abordó con la misma pasión, y sin establecer jerarquías, la fotografía, el cine, la pintura, la escultura, el diseño, la escenografía... siempre experimentando, buscando nuevas formas. Fue un gran educador (llegó a la Bauhaus de la mano de Walter Gropius) y un gran teórico. Desarrolló una teoría estética: «El arte como el arte de la luz». Y la llevó hasta extremos insospechados, como se aprecia en esta exposición, que recorre toda su producción. La emoción óptica de sus imágenes en blanco y negro, sus juegos de luces y sombras, son puro goce estético.

La segunda presentación tuvo lugar en el Reina Sofía. «Manhattan, uso mixto. Fotografía y otras prácticas artísticas desde 1970 al presente» es una producción del museo, comisariada por Lynne Cooke y Douglas Crimp, que se inaugura coincidiendo con PhotoEspaña. Incluye una selección de 400 imágenes sobre Nueva York realizadas a finales de los setenta. Esta ciudad vertical fascinó siempre y sigue fascinando hoy a todo aquel que la pisa. Su potencial estético es inagotable. Destacan las fotografías nocturnas de Peter Hujar, tomadas en 1976 en el West Side de Manhattan; las de los muelles del río Hudson hechas por Alvin Baltrop entre 1975 y 1985 -muchas inéditas-, además de los trabajos de Sol LeWitt, Robert Longo, Danny Lyon, Gordon Matta-Clark, Steve McQueen o Cindy Sherman, entre otros grandes nombres. La muestra se completa con videoinstalaciones y películas.

Ayer fue un día fuerte para PhotoEspaña con la presentación de algunos de los pesos pesados de esta edición. Así, la Sala Canal de Isabel II acoge la exposición «El amor y el éxtasis», de Isabel Muñoz, organizada con motivo de la concesión del premio de Cultura de la Comunidad de Madrid en 2006. En ella cuelgan algunos de los últimos trabajos de esta fotógrafa catalana, en los que profundiza en las formas humanas (fragmentos de cuerpos, guerreros, toreros, bailarinas...) y donde está presente por todos los rincones la sensualidad, el placer y el deseo. Isabel Muñoz pasa del amor al éxtasis, a través de ceremonias espirituales en Siria, Irán, Irak y Turquía. Esta muestra, comisariada por Christian Caujolle, recoge una selección de medio centenar de imágenes, en blanco y negro y en color, 9 audiovisuales y una intervención multimedia en la cúpula del edificio.

Por su parte, la Fundación BBVA presenta las mejores obras de Harold Edgerton, «el hombre que supo parar el tiempo», en una retrospectiva. «Anatomía del movimiento» reúne 95 imágenes, un documental y documentos de este ingeniero americano, precursor de la fotografía ultrarrápida. No faltan los célebres trabajos en los que Edgerton consiguió capturar momentos efímeros, como «Salpicadura de una gota de leche» (1957) o las instantáneas de balas atravesando naipes y frutas. Edgerton (Estados Unidos, 1903-1990) fue profesor de ingeniería electrónica e investigador del Instituto de Tecnología de Massachussets. En los años 30 comenzó a interesarse por las aplicaciones científicas de la fotografía como parte de sus experimentos y fue autor de inventos como el flash estroboscópico.

La Fundación Banco Santander presenta también mañana «Entretiempos. Instantes, intervalos, duraciones», que podrá verse hasta el 25 de julio en el Teatro Fernán-Gómez. Más de 200 fotografías de 17 prestigiosos artistas componen la principal muestra colectiva de esta edición de PhotoEspaña. Participan en esta reflexión sobre el tiempo nombres como Hiroshi Sugimoto, Jeff Wall, Tacita Dean, David Claerbout o Ignasi Aballí. Al igual que ocurre en otras de las exposiciones, las fotografías están acompañadas de vídeos, instalaciones y películas.

Pero habrá mucho más. La lírica urbana de Helen Levitt recalará en el MUICO; los «Amores difíciles», de Adriana Lestido, en la Casa de América; y uno de los nombres más influyentes de la fotografía actual, Juergen Teller -ha trabajado en el mundo de la moda para nombres de la talla de Marc Jacobs e Yves Saint Laurent-, mostrará un centenar de sus fotografías en la Sala Alcalá 31. No dejará indiferente a nadie.

«Moholy-Nagy. El arte de la luz» (Círculo de Bellas Artes. Alcalá, 42. Del 2 de junio al 9 de agosto)

«Isabel Muñoz. El amor y el éxtasis» (Sala Canal de Isabel II. Santa Engracia, 125. Del 8 de junio al 29 de agosto)

«Juergen Teller. Calves & Things» (Sala Alcalá 31. Del 10 de junio al 22 de agosto)

«Anatomía del movimiento. Fotografías de Harold Edgerton» (Fundación BBVA. Paseo de la Castellana, 81. Del 8 de junio al 25 de julio)

«Helen Levitt. Lírica urbana» (MUICO. Zorrilla, 3. Del 10 de junio al 29 de agosto)

«Manhattan. Uso mixto» (Museo Reina Sofía. Santa Isabel, 52. Del 9 de junio al 27 de septiembre)

«Entretiempos. Instantes, intervalos, duraciones» (Fundación Banco Santander. Plaza de Colón, 4. Del 9 de junio al 25 de julio)