Los pequeños con necesidades especiales pasarían a recibir educación en un centro ordinario
Los pequeños con necesidades especiales pasarían a recibir educación en un centro ordinario - Álvaro Carmona

Inician una campaña de recogida de firmas contra el cierre de los colegios de Educación Especial

Los progenitores aseguran que son estos centros los que «garantizan la igualdad de oportunidades» y se muestran en contra de las proposiciones de ley que se tramitan en la Asamblea

MADRIDActualizado:

Padres y madres de niños con necesidades especiales han iniciado una petición de recogida de firmas contra el intento de cierre de los colegios de Educación Especial. La iniciativa, liderada por la Federación de Enseñanza de Madrid, denuncia el ataque a la libertad de los progenitores, que se muestran en contra de las proposiciones de ley que se están tramitando en la Asamblea de Madrid y piden que estos centros se mantengan.

Las proposiciones tienen como fin promover la escolarización inclusiva en el ámbito de la educación no universitaria, lo que eliminaría los colegios de Educación Especial, centros específicos para alumnos con necesidades asociadas a un determinado tipo de discapacidad. De esta forma, los niños que acuden a estos colegios pasarían a recibir clases en los colegios ordinarios.

En concreto, se trata de la Proposición de Ley 17/2017 Iniciativa Legislativa Popular, avalada por más de 40 ayuntamientos de la Comunidad, y la Proposición de Ley 2/2018, de Podemos, para la equidad y educación inclusiva. Esta última cuenta con el voto positivo de PSOE y Podemos, la abstención de Ciudadanos y el «no» del PP.

La Federación de Enseñanza de Madrid pide, a través de la plataforma «Educación Inclusiva SÍ, Especial TAMBIÉN», que las familias tengan la libertad de elegir el tipo de centro en el que quieren matricular a sus hijos para darles la educación que consideren necesaria y que no se vean obligados a que los pequeños acudan a colegios ordinarios.

Tal y como afirman, la petición trata de «garantizar la igualdad de oportunidades para su inclusión real en la sociedad», que desde su punto de vista pasa por la permanencia de estos centros, que cerrarían si las proposiciones de ley prosperan. Son estos centros los que, para los progenitores, realmente garantizan «una educación de calidad y la inclusión social», así como «calidad educativa».

La petición de los progenitores, recogida en la plataforma change.org, cuenta ya con el apoyo de más de 76.000 personas y esperan llegar a las 150.000.