Pedro Rollán, ayer, en un acto en San Fernando de Henares
Pedro Rollán, ayer, en un acto en San Fernando de Henares - COMUNIDAD

Las incógnitas de Pedro Rollán y Narciso de Foxá

El presidente podría quedarse fuera del nuevo Gobierno y Cs no quiere al exalcalde majariego en Metro

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una vez llegados a un pacto para que el bloque conservador PP-Cs lleve las riendas en la Comunidad de Madrid, las quinielas para ocupar los sillones del futuro Consejo de Gobierno se multiplican. Uno de los damnificados puede ser el actual presidente en funciones, Pedro Rollán, cuya continuidad en el organigrama del Ejecutivo regional no está nada claro. Y otro de los nombres que podrían salir de la primera línea de la gestión es el de Narciso de Foxá. El exalcalde popular de Majadahonda no es bien visto por Ciudadanos como nuevo consejero delegado de Metro. Y más si tenemos en cuenta que ese ente dependerá del partido naranja, que ostentará la Consejería de Transportes e Infrastructuras, una de las más importantes.

En los cenáculos políticos madrileños se da por hecho que Rollán, quien fue alcalde de Torrejón de Ardoz con mayoría absoluta (no en vano, fue el regidor con más porcentaje de voto entre las grandes ciudades españolas), consejero, vicepresidente y, tras la marcha de Ángel Garrido, su sucesor al frente de la Comunidad de Madrid (cargo que aún ostenta en funciones hasta la investidura de Isabel Díaz Ayuso), no estará en el nuevo Gobierno. Una situación que llama la atención a propios y extraños, pues ha sido una de las personas que se encargó, en las primeras semanas posteriores a las elecciones del 26-M, de trabajar en la conformación de un esquema para la negociación de departamentos por parte del PP. También de sacar adelante la Comunidad en plena crisis tras la «espantada» de Garrido.

El rumor ya circulaba entonces y se dio por hecho que, si no era consejero, podría convertirse en uno de los dos senadores por designación autonómica que le correspondía al Grupo Popular de la Asamblea. Pero tampoco fue así: los elegidos fueron David Erguido y Ana Camíns, esta última del círculo de confianza de Ayuso.

Rollán se perfilaba como consejero de Presidencia o de Transportes, cargos que ostentó con Cristina Cifuentes y Ángel Garrido; pero hay quien le ve más como portavoz de su grupo en la Asamblea. Aunque en esto de la política todo es impredecible hasta el momento en que suena el teléfono la tarde antes de anunciar la conformación de un Gobierno. El mismo Rollán, ayer, manifestaba públicamente al respecto: «Nunca pedí explicaciones a Cifuentes cuando confió en mí y con el mismo criterio no podré pedir explicaciones a nadie si cuentan o no conmigo».

Malestar en Ciudadanos

Quien sí que estará los martes en la mesa del Consejo de Gobierno será Ángel Garrido, pero ahora por Ciudadanos. Probablemente lo haga en Transportes, y, si así es, tendrá que resolver su primera papeleta con la reciente designación de De Foxá como consejero delegado de Metro. A los naranjas les ha sentado muy mal su nombramiento y, según ha podido saber ABC, pretenden sustituirle en cuanto tomen las riendas de la cartera.

Ha sido colocado en el puesto en pleno Gobierno en funciones, con las negociaciones del pacto llegando a su fin y en una Consejería muy apetitosa y que no corresponde a los populares.