Los hurtos se dispararon un 80% en la primera semana del cierre de Gran Vía

Un informe policial constata el incremento de acciones policiales y detenidos en la zona

MadridActualizado:

El cierre al tráfico de la Gran Vía tiene de uñas a comerciantes, hoteleros y dueños de «parkings» del centro; pero quienes están haciendo su agosto son los carteristas y ladrones al descuido. Así se desprende de un informe policial que compara las actuaciones por hurtos en la zona con respecto a la misma semana del año pasado: las intervenciones policiales a pie de calle por este tipo delictivo han crecido un 80% si se comparan ambos periodos. Y aún falta por tener el dato del total del mes en lo que a denuncias interpuestas en comisaría se refiere. A partir de hoy, a las cinco de la tarde, y hasta el domingo inclusive el Ayuntamiento de Manuela Carmena vuelve a vetar la circulación al tráfico privado en la mencionada avenida y las calles de Atocha y Mayor.

El resultado del análisis policial, al que ha tenido acceso ABC, destaca que en la semana del puente de la Constitución y la Inmaculada, coincidiendo con la primera semana del «cerrojazo» al centro, los agentes de la comisaría de Centro realizaron un total de 270 actuaciones policiales por hurtos. El resultado fue el de 71 personas detenidas. La comparativa con esa misma semana de 2015, cuando los coches circulaban libremente por la avenida, son aplastantes: hubo 151 intervenciones, con 21 arrestos.

Fuentes policiales indicaron a ABC que es verdad que en este tipo de casuística hay que tener también en cuenta en qué días de la semana caen los festivos del 6 y del 8 de diciembre; pero la experiencia de los expertos del Grupo de Hurtos de la comisaría de Centro (que es el que ha elaborado el informe) señala que la semipeatonalización de la Gran Vía ha tenido mucho que ver en este notable incremento.

Los datos hacen referencia a aquellas actuaciones «in situ» de los agentes que se originan tras la llamada del comercio o ciudadano afectado por el robo al descuido; quedan por computar, por lo tanto, las denuncias en sede policial: «Para ellas hay que esperar a que acabe el mes; además, muchos ciudadanos acuden a otras comisarías a dejar constancia de lo ocurrido o incluso lo hacen días después del suceso», apostillan nuestras fuentes.

Las cifras se corresponden al distrito de Centro, «pero la inmensa mayoría de los hurtos del distrito se producen en la Gran Vía y aledaños». Los más victimizados son los comercios, donde grupos organizados de rumanas y búlgaras roban prendas de ropa; en algunos casos, también hay personas de nacionalidad española. Luego, están los robos a clientes de tiendas y, también, a los propios peatones que caminan por la Gran Vía.

Maestre ignora las quejas

Cuestionada por el balance de la Asociación Empresarial Hotelera de Madrid, que atribuye al cierre un 15% de cancelaciones en los establecimientos de la zona, y las reiteradas quejas de más de una quincena de asociaciones de comerciantes y vecinos del distrito, la portavoz municipal, Rita Maestre, alegó ayer que «no son datos que engloben a todos». Justificaba así que el Ayuntamiento «sí realizará una evaluación transparente y rigurosa».

Pese a anunciar que esa evaluación aún está en proceso, la edil no tuvo reparo en afirmar que los resultados serán «muy buenos», ya que son muchos los que «han podido salir a pasear por la Gran Vía con bolsas de compra en la mano y haciéndose fotos».