Antonio Menéndez Mories, «El Niño» (izquierda) y Javier Oviedo González, «Javi el Bombero» (derecha) - ABC
Sucesos

Homicidios, drogas, malos tratos: los cien antecedentes de los detenidos por la paliza del 12-O en Barcelona

Entre los cabecillas arrestados por la enorme reyerta están exlíderes neonazis de Ultras Sur y Skin Retiro

MADRIDActualizado:

El grueso de los detenidos por la Policía Nacional por la reyerta monumental del 12 de octubre en Barcelona entre radicales suma un centenar de antecedentes policiales. Pese a que los encartados son de similar ideología, la emprendieron a sillazos entre sí en la plaza de Cataluña, provocando el pánico entre los viandantes, el Día de la Hispanidad.

De los 21 arrestados, 14 son de Madrid, y entre ellos se encuentran neonazis que pugnaron por el liderazgo de los Ultras Sur del Real Madrid y fundaron luego el grupo de extrema derecha Outlaw.

Los cabecillas son, según explicaron a ABC fuentes policiales, Antonio Menéndez Mories, alias «El Niño», de 32 años; Javier Oviedo González, «Javi el Bombero», de la misma edad, y Francisco Javier Antuñano del Toro, exparacaidista del Ejército, apodado «El Fichaje» y de 40 años. También se encuentran otros conocidos del movimiento ultraderechista madrileño como Cristian C. M., de 20 y jefe de Skin Retiro.

Los historiales policiales de los encartados en la parte de la operación Zúrich (que así se ha bautizado por las Brigadas de Información de Madrid y Barcelona) desarrollada en la capital parecen sacados de una serie policiaca: tres homicidios dolosos, agresión sexual, estafa, tráfico de drogas, malos tratos, lesiones, contra los derechos fundamentales, asociación ilícita, amenazas, coacciones, atentado a agentes de la autoridad, desobediencia...

Pues bien, el martes fueron detenidos en un dispositivo conjunto en sus domicilios y lugares de trabajo, después de una puntillosa investigación policial. Han quedado en libertad, imputados por desórdenes públicos y riña tumulturaria. Están a la espera de que el juez instructor les llame para tomarles declaración. Todos están ligados a grupos radicales de clubes de fútbol, precisaron las fuentes consultadas.

El caso de «El Niño» es el más paradigmático. Cuenta con 28 reseñas policiales. Conviene recordar que el líder de Outlaw fue arrestado con parte de su banda por, presuntamente, hacer vuelcos de droga a narcotraficantes. Solo en su última detención en febrero de 2015, por la que llegó a ingresar en prisión unos meses, le computaron robo con fuerza, quebrantamiento de condena, extorsión, delito contra la salud pública, usurpación de funciones y de estado civil. Se hacían pasar por guardias civiles para asaltar a sus víctimas. A Mories también le consta una reseña por homicidio doloso de marzo de 2013 en la base de datos de la Policía Nacional, en Vigo (Pontevedra) y otro en mayo de 2003 en la de la Guardia Civil. Tiene prohibido salir de España por orden de un juzgado de Alcorcón.

En cuanto a «Javi el Bombero», trabaja en el servicio municipal de extinción de incendios del Ayuntamiento de Madrid. Hace solo unos días, el 8 de noviembre, fue arrestado por un delito contra los derechos fundamentales y lesiones, y el 1 de marzo de 2016, por asociación ilícita y contra los derechos fundamentales.

«El Fichaje» es el mayor de los tres y, además de haber pertenecido a la Bripac en Bosnia y Kosovo, fue portero en dos discotecas de Alcalá de Henares. El 22 de mayo de 2003 fue detenido por el doble homicidio del bar Rojas de Alcalá de Henares, que se relacionó con los llamados «Crímenes de la Baraja», aunque finalmente se comprobó que no fue el autor, sino Alfredo Galán, que se entregó dos meses después en Puertollano (Ciudad Real).

Miembro del ilegalizado grupo neonazi Hammerskin (por lo que fue condenado en 2009), en su fichero policial aparece una quincena de antecedentes, entre ellos por agresión sexual y tenencia de armas y explosivos. Está considerado un tipo extremadamente peligroso.