Usuarios de Metro, en una de las estaciones del suburbano
Usuarios de Metro, en una de las estaciones del suburbano - Maya Balanya

La historia más conmovedora de un hombre que vende libros en Metro: «Léeselo a tu hija todas las noches»

Una joven relata en las redes sociales cómo un usuario pone a disposición de los viajeros sus ejemplares para poder pagar la luz de su casa

MADRIDActualizado:

Hay historias que hacen recuperar la fe en el ser humano, aunque sea en los escenarios más insólitos. Normalmente, las anécdotas que se cuentan sobre el Metro de Madrid están plagadas de quejas: la frecuencia de trenes, la cantidad de gente en los convoyes, la limpieza... Todo eso queda al margen cuando la solidaridad inunda los vagones. En este caso, el escenario fue un tren de la línea 10 del suburbano; el público, los viajeros, y los inesperados protagonistas, una usuaria y uno de los muchos hombres que cada día recorren la red en busca de ayuda, en esta ocasión, para pagar la luz de su casa.

«Ha entrado un señor pidiendo dinero para pagar la luz de su casa», comienza Paloma, la otra protagonista de la historia. La joven relata que casi nadie en el vagón estaba prestándole atención «como suele ser habitual». «Yo al principio iba con los cascos y tampoco le estaba escuchando», continúa. Algo captó la atención de Paloma. El señor estaba vendiendo sus propios libros para poder conseguir el dinero. La chica se quitó los auriculares para escuchar. «Si no tenías dinero pero querías un libro porque te llamaba la atención, él te lo daba sin pedir nada a cambio», asegura.

La joven le dio un euro, en un gesto simbólico, hasta que vio que el sujeto portaba un libro que ella tenía cuando era pequeña. «¿Te gusta este? Toma, para ti», le dijo el hombre. Paloma le preguntó cuántos años tenía su hija. «Siete años», contestó él: «Es su libro favorito». Lo vendía tan solo por cinco euros. La chica se los dio, sin aceptar el libro: «Léeselo a tu hija esta noche y prométeme que lo vas a dar por vendido y no se lo darás a nadie».