Piscina del Parque Sindical de Madrid en el verano de 1965
Piscina del Parque Sindical de Madrid en el verano de 1965 - ABC
Aquel verano en Madrid

La historia de Madrid, a través de su piscina más «popular»

Así contó ABC cómo cambió la piscina del Parque Sindical, desde sus inicios como Playa de Madrid hasta su transformación en el Parque Puerta de Hierro

MADRIDActualizado:

Los veranos en Madrid se volvieron un poco más frescos en julio de 1958, al inaugurarse la enorme piscina del Parque Sindical. En su momento la más grande de España (y de Europa), cientos de madrileños continúan bañándose en sus aguas después de la remodelación de los años ochenta, que transformó el recinto en el actual parque deportivo de Puerta de Hierro. Su historia, sin embargo, se remonta mucho más atrás, a los tiempos de la República, cuando el arquitecto Manuel Muñoz Monasterio comenzó a idear el proyecto de La Playa de Madrid.

En aquella época era común, entre las reivindicaciones sociales de las diferentes asociaciones políticas y sindicatos, reclamar lugares de ocio al aire libre que fomentaran el contacto con la naturaleza; y era habitual también, durante el fin de semana, que las familias acudieran al famélico caudal del Manzanares para remojarse y pasar el día. Es en este contexto en el que se comienza a pergeñar la idea de construir una playa artificial en la misma ribera del río. El proyecto se le encarga al arquitecto madrileño Manuel Muñoz Monasterio, autor de locales tan emblemáticos como la plaza de toros de Las Ventas o el estadio Santiago Bernabéu. Pronto abriría sus puertas, a comienzos de la década de los treinta, el complejo deportivo de La Playa de Madrid, con un éxito inmediato. Su andadura, sin embargo, se vería truncada muy pronto con el estallido de la Guerra Civil.

Bañistas en el Parque Sindical. en 1968
Bañistas en el Parque Sindical. en 1968 - ABC

Durante la dictadura se reconvierte el complejo para albergar el famoso Parque Sindical, de cuya inauguración informó ABC en el verano de 1955: «Ayer por la mañana, el Jefe del Estado inauguró el Parque Sindical Deportivo “Puerta de Hierro” y clausuró en ese recinto los II Juegos Deportivos Sindicales», comienza aquel artículo.

La Playa de Madrid en 1957
La Playa de Madrid en 1957 - Manuel Sanz Bermejo

Las líneas siguientes dan una idea del alcance y variedad de las instalaciones: «En primer lugar visitó el trinquete, donde actuaban pelotaris; siguió por el campo de baloncesto, donde estaban jugando dos equipos femeninos; luego se trasladó al puente grande, donde vio cómo se lanzaban desde el mismo puente y desde la orilla numerosos nadadores pertenecientes a los equipos que han actuado en los II Juegos Sindicales; pasó por la pista de hockey sobre patines, bar restaurante, la pequeña playa, boleras vestuarios y oficinas, la Exposición de proyectos de las ciudades residenciales en Tarragona, y desde este punto, el Caudillo pasó al puente que comunica con la isleta en el centro del río, donde observó la mayor parte del Parque en sus instalaciones veraniegas. De aquí se trasladó al Parque infantil, y finalmente, a la tribuna, desde donde iba a presenciar el desfile deportivo». Tres años después, en 1958, se abriría la enorme piscina, en su momento la más grande de Europa.

Más tarde, en los años 80, el complejo sería rehabilitado para albergar el actual Parque Deportivo Puerta de Hierro, que continúa refrescando el verano de los madrileños hasta nuestros días.