«La hija del Coronel» de Casariego

Actualizado:

Melilla, años 70. José, un joven jornalero que busca fortuna, se alista en la Legión. Allí conocerá la dureza más implacable y el amor arrebatado, el que siente por María, la hija del inflexible coronel del Tercio. La pasión de los jóvenes constituye un oasis en un mundo hostil en el que a la diferencia social entre los amantes se le suma un grotesco retablo de violencia y ambiciones.

Con el trasfondo de estos amores imposibles ­a veces idealistas, a veces tórridos; siempre humanos­, Martín Casariego logra una ambiciosa novela que trasciende la pura anédota de la historia sentimental para, sin dejar de presentarnos uno de los más conmovedores relatos de la literatura española reciente, dibujar con pulso firme el retrato coral de unos personajes que arrastran su propia historia y encarnan lo mejor y lo peor del ser humano.

El autor se vael de un estilo ameno y ágil y una seductora capacidad para reproducir los matices de la oralidad consiguen atrapar de inmediato al lector, que desde la primera página queda inmerso en un envolvente relato que, partiendo del tema más tradicional, el amor, desemboca en la reflexión más universal, aquélla que bucea en los claroscuros de la condición humana.

La hija del coronel, que obtuvo el Premio Ateneo de Sevilla de 1997, confirmó a Martín Casariego (Madrid, 1962) como uno de los narradores más destacados de su generación.