Uno de los descubrimientos arqueológicos bajo los cimientos del Palacio de Sueca - Ernesto Agudo / Vídeo: Palacio de Sueca: Reconstruyendo la historia DAVID CONDE

Hallan tumbas sarracenas, un silo y una bodega del XV en el suelo del Palacio de la Duquesa de Sueca

La restauración del complejo del siglo XVIII deja al descubierto restos arqueológicos de distintas épocas que podrán ser visitados «in situ»

MadridActualizado:

Los operarios que trabajan en la rehabilitación del Palacio de la Duquesa de Sueca(plaza del Duque de Alba, 2) no son agentes especiales del «Ministerio del Tiempo», la serie que catapultó a la fama la fachada del edificio, pero cruzar la puerta de este complejo construido en 1771 también supone realizar un auténtico viaje al pasado. Las obras de consolidación del inmueble, que comenzaron en 2016, han dejado al descubierto hallazgos que permiten trazar «in situ» una cronología a través de su propia historia. Bajo el suelo de uno de los cuerpos del edificio se han descubierto dos enterramientos sarracenos del siglo XIII, un silo y un sistema de prensado y conservación del vino del siglo XV, así como el ábside de un recinto sagrado aún por determinar de qué rito.

La escalera de madera original se ha restaurado y las vigas se protegido con prótesis de resina tipo «beta» y productos para evitar la carcoma
La escalera de madera original se ha restaurado y las vigas se protegido con prótesis de resina tipo «beta» y productos para evitar la carcoma - ERNESTO AGUDO

«Cinco siglos antes de que Carlos III encargara al discípulo de Juan de Villanueva -el arquitecto Antonio de Abajo- que levantase el palacio, se enterraron en ese solar varias tumbas sarracenas orientadas al califato de Córdoba», relata a ABC el arquitecto municipal encargado del proyecto de rehabilitación, Cleto Barreiro, mientras señala las oquedades en el suelo, que han quedado encerradas entre un «collage» de pavimentos de varias épocas.

El complejo se levanta sobre la ampliación de la cerca del arrabal. Por eso, los muros de carga del edificio están fabricados en gran parte de pedernal, del sílex con el que los árabes construyeron las murallas de Madrid, una piedra que destellaba chispas cuando rebotaban las flechas enemigas.

La fachada del edificio, que saltó a la fama tras ser la puerta de entrada al «Ministerio del Tiempo»
La fachada del edificio, que saltó a la fama tras ser la puerta de entrada al «Ministerio del Tiempo» - ERNESGO AGUDO

Las catas arqueológicas realizadas han permitido sacar a la luz la estructura de una cava donde, gracias a los pigmentos presentes en las paredes, se ha podido determinar que servía para el almacenamiento del vino. «Al principio, creíamos que era para el tratamiento del cuero y de la piel, porque estamos muy cerca de la Rivera de Curtidores, pero los estudios concluyeron que se trataba de una bodega», indica el experto.

Una sala contigua al lugar de los enterramientos también custodiaba otra grata sorpresa. De nuevo, la realidad se inspiraba en la ficción: «Al limpiar la sala para rehabilitarla, nos encontramos con unas escaleras que descendían a un enorme silo de nueve metros de altura. Fue una enorme sorpresa. Adentrarse en él es respirar aire del siglo XV», expresa Barreiro.

La bodega del siglo XV descubierta bajo el suelo del palacio
La bodega del siglo XV descubierta bajo el suelo del palacio - ERNESTO AGUDO

Los restos óseos descubiertos en los enterramientos y otros elementos encontrados en buen estado han sido trasladados al Museo de Historia de Madrid para su posterior estudio. Además, tanto el silo como la bodega, como forman parte de la estructura del Palacio, se podrán contemplar íntegros. Siguiendo las indicaciones de la Comisión Local de Patrimonio -que ha supervisado las obras al tratarse de un edificio protegido-, se estudiará cómo instalar una estructura ligera que permita pasear entre los restos.

Hace cuatro años que el Ayuntamiento comenzó a actuar en la recuperación del palacio. Tras el estudio de las patologías de los materiales, los pilares y los forjados del edificio, comenzó en 2016 la consolidación del complejo con un presupuesto de 4,3 millones de euros.

Los restos de pavimentos antiguos y las oquedades donde estaban los dos cuerpos sarracenos
Los restos de pavimentos antiguos y las oquedades donde estaban los dos cuerpos sarracenos - ERNESTO AGUDO

«Esa fase ya se ha terminado y solo queda la intervención en el cuerpo cuatro del complejo, que estaba en estado de ruina y hemos tenido que deconstruirlo, hacer un inventario de todos los materiales que han ido apareciendo (vigas, piedras significativas...) para ver si podemos introducirlos en la reconstrucción de esta parte del palacio», indica a ABC la directora general de Patrimonio del Área de Economía y Hacienda, Cristina Moreno.

El ábside del templo descubierto dentro del palacio
El ábside del templo descubierto dentro del palacio- ERNESTO AGUDO

La estructura de ese bloque estaba tan deteriorada que sólo queda en pie la fachada. Las vigas de madera con las huellas de la carcoma que padecieron, las verjas de las ventanas, los baldosines, las cañerías y las puertas de madera están apiladas y clasificadas en el patio del edificio. Preparadas para cuando se vuelva a levantar sobre sus propios sillares.

«Las obras, con un presupuesto de 2,4 millones, podrían empezar antes de verano, con un plazo aproximado de unos nueve meses», señala Moreno. A partir de ahí, se acondicionará todo el palacio para los usos que indicaron los vecinos a través de un proceso participativo realizado en junio de 2017.

Una de las amplias salas del palacio, ya restaurada, que conserva sus vigas de madera
Una de las amplias salas del palacio, ya restaurada, que conserva sus vigas de madera - ERNESTO AGUDO

Este último rincón del Palacio que queda por recuperar también alberga, al menos, un misterio por resolver: hay restos de un ábside del que, por el momento, se desconoce el rito al que fue destinado. Desentrañar el enigma será la próxima misión de los verdaderos agentes del «Ministerio del Tiempo».