El director del teatro Español asegura que «el secreto del éxito se basa en no engañar nunca al espectador». Javier Prieto

Gustavo Pérez Puig: «El público de Madrid es entendido y agradecido»

MADRID. G. M.
Actualizado:

Doce años al frente de uno de los mejores teatros de Madrid, después además de haber revitalizado su programación, dan una perspectiva envidiable a Gustavo Pérez Puig para analizar al espectador madrileño.

— El público de la capital tiene fama de ser de los más duros. ¿Es verdad eso, señor Pérez Puig?

— Lo que le ocurre al público madrileño es que es muy entendido y exigente, pero cuando se le da calidad, es igualmente muy agradecido.

— Cyrano, Don Juan, Eloísa ahora... el teatro Español va encadenando éxitos. ¿Cuál es su secreto?

— No hay ningún secreto. Lo que hay que hacer es no engañar nunca al espectador. Si a eso le unimos un poco de suerte y el elenco de magníficos profesionales, tanto técnicos como actores, con los que hemos podido contar en estos montajes, es fácil saber por qué somos una de las salas a las que acude más público en Madrid.

— Y eso a pesar de que, según se dice, ir al teatro resulta caro...

— Llevamos mucho tiempo escuchando eso de «la crisis del teatro». Y no es cierto. El público tiene un olfato especial y cuando se ofrece un buen producto, acude. Ahí está «La Bella y la Bestia», por ejemplo, un exitazo pese a tener los precios más altos de Madrid. Y yo estoy comprobando algo que me encanta: el 70 por ciento de la gente que viene al Español es joven, y como tal, con poder adquisitivo limitado. Y veo cómo esos mismo jóvenes nos hacen una publicidad estupenda con el «boca a boca». Esa es la mejor promoción, que guste la obra que se representa.

— ¿Sorprendido por el éxito que está cosechando «Eloísa está debajo de un almendro»?

— En absoluto. Jardiel fue un adelantado a su tiempo, por lo que sus obras, como Eloísa y otras muchas, no han perdido ni un ápice de su mensaje y de su humor. Por eso el teatro está lleno todos los días, aparte, repito, de por el magnífico trabajo de todos los profesionales que intervienen en esta obra.

— ¿Cómo está el nivel teatral en Madrid?

— Altísimo. No tiene nada que envidiar a ninguna capital del mundo ni por la variedad de sus salas ni de su oferta, que cubre absolutamente todos los gustos y exigencias del público con una calidad magnífica.