JAIME GARCÍA  De izquierda a derecha, la viuda de José Vidal-Beneyto, Soledad Luca de Tena, Francisco Giménez-Alemán y Alberto Ruiz-Gallardón
JAIME GARCÍA De izquierda a derecha, la viuda de José Vidal-Beneyto, Soledad Luca de Tena, Francisco Giménez-Alemán y Alberto Ruiz-Gallardón

Guillermo Luca de Tena tendrá calle

Jaime Campmany dará nombre a una plaza, en el distrito de Salamanca, junto a la avenida Camilo José Cela

SARA MEDIALDEA | MADRID
Actualizado:

Guillermo Luca de Tena tendrá una calle en Madrid. La decisión se tomó ayer, con el afecto de unos y el respeto de todos, en el pleno municipal del mes de abril. La Corporación apoyó por unanimidad la medida, que pretende servir de homenaje al que fuese director y editor de ABC, una figura que el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, definió como «un hombre bueno y tranquilo que hizo de la generosidad su oficio, al servicio de sus dos grandes pasiones, España y la Corona».

En presencia de su hija, Soledad Luca de Tena, y del ex director de ABC Francisco Giménez-Alemán, y tras votarse favorablemente la propuesta de darle el nombre del editor de ABC a una calle o espacio público de la ciudad, el alcalde glosó la figura del homenajeado, alabando su «enorme contribución a la democracia» con un «elevado grado de exigencia ética e intelectual».

La senda liberal

«Guillermo Luca de Tena -añadió el alcalde- adquirió un profundo compromiso para devolver a ABC a la senda liberal que lo ha definido, brindando un medio de expresión sólido y democrático a la derecha española, sin comprometer por eso la independencia del rotativo cuya centenaria existencia debe mucho a esa apuesta personal».

De ese hombre «bueno y tranquilo» habló con emoción el alcalde, dirigiéndose a su hija Soledad, para señalar que «serían infinitas las referencias que podría hacer» sobre alguien que «ha constituido una parte importante de mi propia familia».

Más tenso fue el debate en torno a la concesión del nombre de Jaime Campmany a una plaza en el distrito de Salamanca, aprobado ya en el año 2005 y que ahora se hará efectivo. Un lugar, junto a la avenida de Camilo José Cela, el que se dedica al recordado columnista de ABC, en el que también será «vecino» de otras vías dedicadas a Miguel Mihura, José María Sánchez Silva o Luis Carandell.

La socialista Ana de Sande, al igual que IU, votó en contra y fue muy crítica con las «expresiones antidemocráticas, racistas, homófobas y xenófobas» del periodista.

«Méritos sobrados»

El encargado de defender su figura fue el concejal del distrito de Salamanca, Íñigo Henríquez de Luna, quien destacó los «méritos sobrados» que acumuló Campmany a lo largo de su dilatada trayectoria profesional, con «cerca de 15.000 artículos publicados. Un columnista de esta guisa, ¿cómo va a dejar indiferente? ¿Acaso no fueron controvertidos Quevedo, Larra, Umbral o incluso Haro Tecglen?».

Nacido en 1925, desarrolló su carrera, «como casi todos los de su generación, en el régimen de Franco», añadió Henríquez de Luna, que se preguntó por qué se perdonaba su pasado «a Joaquín Ruiz-Giménez, que fue ministro de la dictadura, y a Campmany no; a Juan Antonio Samaranch, ejemplo de servicio a España en todas las etapas de su vida, y a Campmany no; a Juan Luis Cebrián, nombrado por Arias Navarro jefe de informativos de RTVE, y a Campmany no; y a Maru Menéndez, portavoz socialista de la Asamblea de Madrid,con pasado de falangista valerosa, y a Campmany no?».

Recordó el concejal la transición a la democracia, donde los españoles «decidimos no olvidar, pero sí perdonarnos y mirar al futuro». Por último, trajo al pleno el artículo de Emilio Campmany, hijo del columnista de ABC, publicado en este periódico el 22 de noviembre de 2005 con un título que es un canto al consenso: «Haro Tecglen esquina con Jaime Campmany».

Pero si la polémica sobre la calle de Campmany calentó el Pleno, éste alcanzó su máxima tensión cuando se debatió la eliminación del nombre de plaza del Caudillo a una glorieta de El Pardo.

«Cansino histórico»

Como quiera que el PP introdujo una enmienda a esta propuesta socialista, pidiendo que se desarrolle el reglamento de la Ley de la Memoria Histórica para realizar el catálogo de calles y monumentos que deben retirarse o cambiarse de nombre, el portavoz socialista, David Lucas, acusó a los populares de «buscar una excusa para no cambiar el nombre» porque la «competencia exclusiva en el cambio de calles la tiene el Ayuntamiento».

Manuel Cobo, vicealcalde y portavoz popular, denunció que en el próximo pleno se repetirá el tema, al pedir el PSOE la condena del golpe de estado del 36. «Zapatero -dijo- es un cansino histórico». Pidió a los socialistas preocuparse de otros temas «de más actualidad», como el paro.