Los jugadores del atlético de Madrid levantan la copa de la Europa League - REUTERS | Vïdeo: Así llegó el equipo rojiblanco a la capital, con la copa en alto ATLAS

Guía sobre los cortes de tráfico y las vías afectadas por la celebración del Atlético de Madrid

La comitiva arrancará en Majadahonda a las cuatro de la tarde y terminará en la plaza de Neptuno a las nueve

MADRIDActualizado:

La copa de la Europa League que el Atlético de Madridacaba de conseguir en Lyon se exhibirá y celebrará hoy por las calles del centro de Madrid junto al trofeo de campeonas de la Liga que obtuvo el conjunto femenino el pasado fin de semana. Con la célebre plaza de Neptuno como epicentro de la fiesta, la comitiva arrancará a las 16.15 horas desde la ciudad deportiva del Cerro del Espino (Majadahonda). El periplo, cambiado a última hora para encajar un hueco en la agenda de la alcaldesa, recuperará la ofrenda a la Virgen de La Almudena y supondrá importantes cortes de tráfico en el centro de la capital.

Sobre las cinco de la tarde está previsto que los dos autobuses oficiales capotados lleguen al Ayuntamiento, en la plaza que preside la diosa de su rival deportivo. La alcaldesa, Manuela Carmena, y el resto de autoridades municipales les recibirán en el salón de actos. Allí, el presidente del club, Enrique Cerezo, pronunciará el discurso de agradecimiento y le entregará la tradicional camiseta a la regidora en presencia de todo el equipo. Después del turno de palabra de Carmena, saldrán al Patio de Cristal del Consistorio para hacerse una foto de familia.

Gráfico del recorrido
Gráfico del recorrido - ABC

Una hora más tarde, recalarán en la Catedral de La Almudena, donde serán recibidos por las autoridades religiosas. Los capitanes de ambos equipos y las autoridades del club rojiblanco ofrecerán los triunfos a la Virgen. Tras retratarse en la escalinata, cambiarán de autobús y se subirán a uno descapotable para compartir con la afición la alegría del equipo.

Música desde las seis

Apenas unas horas después de que Ángel Garrido sea investido presidente de la Comunidad en la Asamblea de Vallecas, el mandatario popular recibirá a su equipo predilecto en la Real Casa de Correos de la Puerta del Sol. Garrido recibirá a los jugadores de ambos equipos a las siete de la tarde. Tras la proyección de un vídeo en el patio, los capitanes dejarán la copa y pronunciarán unas palabras. De nuevo, Enrique Cerezo le entregará su camiseta oficial personalizada a Garrido. En la segunda planta del palacio firmarán en el libro de honor de la Comunidad y, a continuación, la plantilla saldrá al balcón para saludar a los atléticos apostados en la plaza.

Aunque la música empezará a sonar desde las seis de la tarde en la plaza de Neptuno, los jugadores no aparecerán por allí hasta las 20.15 horas, si no hay demoras. Según el guión establecido, la plantilla empezará a marcharse de la plaza a las nueve de la noche de vuelta a la ciudad deportiva en el autobús oficial.

El recorrido afectará durante horas a arterias clave de la capital como la calle de Alcalá, Gran Vía, la plaza de España, la calle de Bailén, Mayor, Carrera de San Jerónimo, Cedaceros o el paseo del Prado. Por ello, el Ayuntamiento de Madrid recomienda optar por el transporte público para acercarse a las zonas de celebración y la M-30 y M-40 para evitar cruzar el centro de la capital. En cuanto a la seguridad, la Policía Municipal, en coordinación con la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional, establecerán filtros de acceso, con vallas y contenedores en los alrededores de la plaza de Cánovas del Castillo. La estatua del dios del mar también estará acordonada para evitar el acceso de las personas que no estén acreditadas. Dentro de este perímetro también habrá una zona apta para personas con movilidad reducida.

El resto del recinto estará acotado por una pasarela de más de dos metros de ancho en forma de hexágono. En uno de sus lados se instalará el escenario. Otro de los pasillos conectará con una escalera de 19 metros de largo que conducirá al capitán hasta la deidad para colgarle la bufanda al cuello.