Uno de los escenarios que se están montando para el Festival Amanecer Bailando
Uno de los escenarios que se están montando para el Festival Amanecer Bailando - EFE

«Guerra» entre Móstoles y Alcorcón por el festival «techno»

El alcalde alcorconero intentará que «cautelarmente no se celebre» el festival

MADRIDActualizado:

El alcalde de Alcorcón, David Pérez, quiere parar el Festival Amanecer Bailando, que está previsto que tenga lugar entre el sábado y el domingo en el municipio vecino de Móstoles. Para ello, va a llevar el asunto al fiscal de Medio Ambiente, al que solicitará que «cautelarmente no se celebre» el evento. El regidor apunta que el lugar elegido para este macrofestival –que se prolongará desde las 5 de la tarde del sábado a las 10 de la mañana del domingo– está en la frontera con su municipio, por lo que serán también molestados por el ruido y el trasiego de un evento en el que se espera que participen más de 15.000 personas.

«Yo tengo que defender a los vecinos de Alcorcón», asegura Pérez, quien recuerda que el parque Prado Ovejero de Móstoles, lugar donde está situado el escenario del macroconcierto, limita con el barrio Fuentecisneros, de Alcorcón. El regidor de esta última localidad explicó ayer, durante una visita al municipio del presidente regional Ángel Garrido, que intentará «que cautelarmente no se celebre» dicho festival al considerar que «puede ocasionar serios problemas de seguridad», además de la «lógica molestia» a los vecinos.

Carta a la alcaldesa

De acuerdo con sus datos, ya se han vendido más de 15.000 entradas para el espectáculo. David Pérez ha reprochado a la alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse (PSOE), que haya autorizado la celebración de este evento colindando con su municipio y «sin ni siquiera avisar».

El festival Amanecer Bailando iba a celebrarse primero en el Parque Natural de El Soto, contiguo al parque regional del Curso Medio del Guadarrama. Pero las protestas de grupos ecologistas y vecinales hicieron cambiar de opinión al Ayuntamiento de Móstoles, que a finales de agosto anunció que buscaría otra ubicación.

La encontró en el parque Prado Ovejero, donde también ha habido quejas vecinales. De hecho, el alcalde de Alcorcón ya planteó su desacuerdo cuando se anunció esta alternativa, avisando que «estudiaría» todas las posibles medidas para evitar el evento en las cercanías de su municipio.

Desde entonces, afirmaba ayer, ha intentado verse con la alcaldesa de Móstoles, a la que ha trasladado por carta sus inquietudes y su petición de que «cambiara de actitud» y para encontrar juntos «posibles alternativas», sin encontrar respuesta.

También en las propias filas del Gobierno municipal mostoleño el festival tiene detractores: ha habido fuertes roces entre los miembros del tripartito que rigen la localidad. La alcaldesa, del PSOE, mantiene el festival, mientras sus socios Ganar Móstoles lo critica o –en el caso de IUCM– lo rechazaba ya en su anterior ubicación.