Guerra entre las Ampas de los colegios a cuenta de Madrid Central

Diecinueve asociaciones de madres y padres de Centro y Arganzuela piden al ayuntamiento que las autorizaciones de acceso a los no residentes no sean permanentes

MadridActualizado:

Diecinueve asociaciones de madres y padres (Ampas) de centros públicos de los distritos Centro y Arganzuela han lanzado hoy, junto a la FAPA Giner de los Ríos, una campaña denominada «Coles sin coches» con la que pretenden mostrar su apoyo a Madrid Central. Una iniciativa que, además de reivindicar los planes municipales, ataca los derechos que han logrado negociar los padres no residentes para poder acceder al nuevo Área de Prioridad Residencial con su vehículo privado y dejar a sus hijos en la puerta de los colegios. «Entendemos que la restricción al tráfico puede ocasionar dificultades a algunas familias, pero pedimos que las soluciones que ofrezca el Ayuntamiento de Madrid (permisos especiales) sean limitadas, temporales y estén orientadas a que cada vez menos familias necesiten hacer uso de ellas», razonan.

En el manifiesto de la iniciativa, las ampas aseguran que Madrid Central es una «medida necesaria y urgente para proteger la salud pública», que ayudará a «generar entornos escolares seguros» y a «construir una ciudad que proteja a las niñas y niños». Con esta campaña, las ampas quieren «denunciar la contaminación del aire» a la que se exponen los escolares a diario, lo que hace preceptivo adoptar «medidas contundentes».

La reclamación suscrita por estos centros, algunos de ellos fuera de Madrid Central, ha preocupado al colectivo de padres y comunidades educativas que mantuvieron un pulso, hace un mes, con el Área de Movilidad y Medio Ambiente que dirige Inés Sabanés hasta conseguir un acuerdo. El pasado 24 de octubre, la delegada les transmitió su compromiso de que permitirá acceder de manera permanente a los coches autorizados por los centros educativos. Una potestad , que a juicio de la FAPA Giner de los Ríos, debería recaer exclusivamente en el Ayuntamiento y no en las direcciones de los colegios.

Medida piloto para otras zonas de Madrid

La plataforma considera que el «modelo de movilidad basado en el coche» no sólo es perjudicial por la contaminación, sino también porque «va en detrimento de la seguridad y autonomía infantil», al aumentar «los accidentes» y favorecer «el sedentarismo». También reclaman al Ayuntamiento y a la Comunidad de Madrid que adopten medidas complementarias a Madrid Central, como reforzar y abaratar el transporte público, organizar «caminos seguros» a los centros escolares y «asegurar plazas escolares a toda la población en sus lugares de residencia».

Por todo ello, las ampas exigen al Consistorio que ponga en marcha cuanto antes Madrid Central «como medida piloto para el resto de áreas de la ciudad de Madrid». La presentación de este manifiesto ha estado precedida por una acción reivindicativa de los alumnos y familiares del CEIP Nuestra Señora de la Paloma, en el barrio de La Latina, que han llegado al colegio esta mañana con mascarillas en la cara y carteles con lemas como «Coles sin malos humos» y «Menos coches y más flores».

Desde el próximo día 30 la implantación del proyecto Madrid Central implicará que por las calles céntricas de la capital solo podrán circular los coches de residentes y de sus invitados, el transporte público, vehículos de servicios sanitarios e industriales, de reparto con permiso y vehículos con etiqueta cero emisiones.