Roberto García Solana, el hombre desaparecido en Casarrubios
Roberto García Solana, el hombre desaparecido en Casarrubios

La Guardia Civil busca en el río Guadarrama a un jubilado desaparecido en febrero

Sospechan que Roberto García, de 63 años, podría haber sido víctima de un móvil económico; su coche ha aparecido abandonado y su teléfono no da señal

MADRIDActualizado:

Agentes de la Guardia Civil de Toledo y de Madrid buscan en los márgenes sureños del río Guadarrama a un jubilado de 63 años desaparecido a finales de febrero en Casarrubios del Monte (Toledo), ha confirmado la Comandancia de Madrid en una nota de prensa.

Precisamente la búsqueda se centra entre este municipio y el cercano madrileño de El Álamo, municipio en el que se encontró su coche abandonado el 25 de febrero, aunque la pista se le había perdido el día 18, cuando salió destino El Álamo para tomar una autobús que le llevara a Madrid.

El vehículo fue encontrado mal aparcado en una superficie al aire libre del pueblo madrileño, como si lo hubiesen dejado a toda prisa en el lugar, situado tan solo a 8 kilómetros del municipio toledano en el que vivía el desaparecido.

El desaparecido, Roberto García Solana, oriundo de Casarrubios del Monte, tiene 63 años, mide 1,70 metros de altura, complexión normal y pelo canoso. Su móvil está apagado desde la denuncia de la desaparición en Toledo por parte de su hermano.

Las batidas por la zona se han llevado a cabo desde pocos días después de la desaparición, pero ahora se ha intensificado con buzos y patrullas rurales. La familia cree que puede haber un móvil económico en la desaparición, ya que varias personas retiraron en dos ocasiones dinero de las cuentas bancarias de Roberto en los días 19 y 20 de febrero. El hombre, al parecer, habría cobrado días antes una importante suma de dinero tras la venta de una casa.

En el pueblo de poco más de 5.000 habitantes no se habla de otra cosa. Temen que Roberto haya sido víctima de un robo violento y por eso no pueda dar señales de vida. El hombre es muy conocido Casarrubios –era el antiguo aguacil–, donde todos los días han organizado batidas de búsqueda. Además de los vecinos, en ellas participan Protección Civil, Policía Local de Casarrubios y la Guardia Civil.