Aspecto de las nuevas aceras de la Gran Vía
Aspecto de las nuevas aceras de la Gran Vía - Ignacio Gil
Revolución «retail» en el centro de Madrid

La Gran Vía duplica el precio del alquiler de sus locales desde el inicio de la crisis

Con solo un 5% de superficie alquilable disponible, su coste prevé crecer un 14% en los próximos tres años

MadridActualizado:

Arteria centenaria, símbolo universal de Madrid y ahora, en pleno proceso de transformación urbana, objeto de deseo para los inversores del sector «retail». El florecimiento comercial de la Gran Vía, según los expertos, ha llegado para quedarse. Los alquileres se han duplicado desde el inicio de la crisis y prevén crecer un 14% más en los próximos tres años, según la consultora inmobiliaria Knigth Frank.

Enmarcada en una explosión de ocio y turismo de primer orden, la calle ha dejado atrás la incertidumbre que generó el cierre masivo de sus cines y teatros para convertirse en una de las arterias comerciales más pisadas de Madrid. Con 1,36 kilómetros de vida, esta calle con hechuras de avenida ha afrontado una reconversión de sus principales edificios con el foco puesto en el turismo –con la llegada de grandes hoteles– y las compras masivas.

La Gran Vía ha adquirido un gran dinamismo inmobiliario en el último año y medio. Según los datos registrados por la consultora, 14 locales han cambiado de operador, seis que estaban vacíos han pasado a estar ocupados y cinco que estaban operativos han vuelto a estar disponibles.

La alta demanda y la escasa oferta han empujado los alquileres de locales prime en la zona. Las rentas han evolucionado de los 240 euros por metro cuadrado al mes de 2015 en la acera par de Gran Vía –la más cotizada–, a los casi 270 euros en 2017. El alquiler medio ha subido más de un 57% desde el inicio de la crisis. Las previsiones de los expertos sitúan a las futuras rentas cerca de los 290 euros que se pagan ahora en un local de Preciados, una de las calles más caras del segmento retail.

Hoteles de lujo

El otrora «Broadway madrileño» –sólo siete edificios mantienen su uso principal como cine o teatro– es ahora el espacio predilecto de las marcas de moda. La conversión del Cine Avenida, en el número 37, para convertirse en un «H&M» fue un «hito» que abrió el camino al sector retail que, años después, afianzó la apertura de la «flagship» de Primark en lo que fueran los antiguos Almacenes París. El atractivo turístico ha impulsado, de la misma manera, la inversión hotelera. Donde antes había sedes de grandes bancos, cada vez ganan más presencia las cadenas hoteleras internacionales. Hyatt, en Gran Vía 31; Marriott, en el número 24; o DearHotel, en el 80, se han instalado ya. RoomMate, en el número 43, y Pestana CR7, sobre la Casa del Libro, tienen previsto hacerlo próximamente.

«El incremento del turismo no solo nivel de visitantes, sino de su calidad, ha mejorado considerablemente. Unido a la mejora de la economía, hace que la Gran Vía esté viviendo una transformación con la renovación de Plaza de España como apoyo de la consolidación comercial de este eje», explica a ABC Brynn Evans, consultora senior de retail y flagships de Knight Frank.

Según los cálculos de los expertos, la calle se ha convertido en un centro de compras al aire libre con más de 70.000 metros cuadrados de superficie comercial. De ellos, solo hay disponibles actualmente un 5% de la superficie bruta alquilable, repartida en 11 locales libres. De ellos sólo 8 se encuentran en dos de los tres tramos más comerciales. «Sólo el ubicado Gran Vía 48, cuenta con una superficie de planta suficiente para permitir un uso eficiente del espacio comercial», destacan.

La consultora cree, además, que la reforma que está ampliando las aceras de la calle centenaria jugarán a favor del comercio. Su estudio fija un flujo diario medio de 75.000 potenciales compradores en el tramo más comercial. Aunque de momento el tipo de clientes no rivaliza con los de zonas de lujo como la Milla de Oro, el tirón de los hoteles de 5 estrellas de nueva «podría influir en el tipo de cliente y atraer a nuevas marcas de un perfil antes no visto próximos a Sol», destaca Evans.

El calentamiento de precios se ha trasladado también al mercado residencial. «Tras un crecimiento en torno al 10,8% en 2017, el precio metro cuadrado de la vivienda de lujo en la zona llegó a máximos de 8.000 euros a comienzos de 2018», explica. Empujados por el proyecto de Canalejas, se están desarrollando otros proyectos de rehabilitación en residencial de lujo como Gran Vía 68, el histórico edificio del Ave Fénix.