Los taxistas protestan, el pasado viernes, contra Ángel Garrido en la Puerta del Sol
Los taxistas protestan, el pasado viernes, contra Ángel Garrido en la Puerta del Sol - Efe

Garrido ofrece al taxi un plan de choque y una campaña que le prestigie

Habrá nuevo reglamento, mejoras en paradas y ayudas económicas al cambio de vehículos

MADRIDActualizado:

El presidente Ángel Garrido tiende la mano al sector del taxi, tras el largo conflicto que tan dañado ha dejado a este colectivo que forman 22.000 personas en Madrid. El jefe del Ejecutivo ha ofrecido hoy un plan de choque para el sector, además de un plan Renove para cambio de vehículos, un nuvo reglamento y mejoras en paradas. Habrá, ha dicho, una campaña «y yo me pondré a la cabeza» para que el taxi recupere «el prestigio que siempre ha tenido».

A pesar de ser el centro de las iras del colectivo de profesionales del volante, por su cerrazón a escuchar sus reivindicaciones para regular las VTC, Garrido asegura que en estos días «no ha habido ninguna guerra, aunque un sector muy minoritario de los taxistas lo haya visto así». A su juicio, los taxistas han tenido un «mal asesoramiento» por «no buscar mejoras para su colectivo» sino regular a otro, algo a lo que desde un principio el presidente autonómico se negó.

De cara al futuro, asegura haber puesto al vicepresidente Pedro Rollán una tarea: un plan de choque para el taxi, que incluirá mejoras para este servicio «indispensable para Madrid y muy querido por los madrileños». Y ha asegurado que «la mejor noticia es que hoy vuelvan a circular por las calles». Promete mejoras para todo el sector que se traducirán también en ayudas económicas para el cambio de vehículos, y otras que se incluirán en el reglamento que les van a ofrecer, como el uso compartido de vehículos de mayor tamaño (hasta 9 plazas), tarifas máximas, o mejoras en las paradas.

Garrido ha asegurado este miércoles que «habría actuado exactamente igual» en este conflicto si él hubiera sido el candidato de su partido a las próximas elecciones autonómicas porque «lo he hecho buscando el interés general», cuando «lo fácil y lo cómodo habría sido darles lo que pedían y que quien me sustituyera aquí lo gestionase». Ha insistido en la necesidad de ponerse «manos a la obra para introducir mejoras en el sector, tanto nosotros en la Comunidad como el Ayuntamiento, que lleva cuatro años de inacción».