Garrido anuncia la construcción de un nuevo colegio público de educación especial en Torrejón

El proyecto irá en los próximos presupuestos para que entre en funcionamiento en 2020

MadridActualizado:

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha anunciado hoy la construcción de un nuevo colegio público de Educación Especial –CPEE- en Torrejón de Ardoz, un proyecto que estará incluido en los Presupuestos regionales para el próximo año con la previsión de que el centro entre en funcionamiento durante 2020. El presidente regional ha realizado este anuncio durante la inauguración, en Torrejón de Ardoz, de una nueva residencia para personas con enfermedad mental. Garrido ha visitado también la reforma integral del Parque Progreso financiada por el Gobierno madrileño.

El futuro centro educativo público en Torrejón de Ardoz tendrá un presupuesto en torno a los 3 millones de euros y se sumará a los dos ya existentes en el ámbito del Corredor del Henares: el CPEE Pablo Picasso, en Alcalá de Henares, y el CPEE Guadarrama, en Coslada. Garrido ha destacado que esta nueva infraestructura educativa pública mejorará y reforzará «la atención de los alumnos con necesidades educativas especiales».

En la actualidad, la Comunidad de Madrid cuenta con una amplia oferta de calidad que suma 24 centros públicos de educación especial, a los que se añaden unidades de Educación Especial creadas en 8 colegios públicos de Educación Infantil y Primaria de la región. Cerca de 3.000 alumnos madrileños están escolarizados en estos centros específicos.

Garrido ha dado a conocer este nuevo proyecto durante la inauguración de una residencia destinada a personas con enfermedad mental grave integrada en la Red Pública de Atención Social de la región.

El nuevo centro dispone de 40 plazas para contribuir a mejorar la atención que necesitan estos madrileños con mayor riesgo de vulnerabilidad y exclusión social. «Muestra el compromiso de la Comunidad de Madrid –ha subrayado el presidente- con las personas que se encuentran en situación de especial dificultad, en este caso quienes padecen una enfermedad mental y sus familias». «La atención a estas personas –ha agregado- representa el mejor ejemplo de coordinación socio-sanitaria».