Martínez-Almeida (izq) y Ángel Garrido siguen la moción de censura contra Mariano Rajoy en el Congreso
Martínez-Almeida (izq) y Ángel Garrido siguen la moción de censura contra Mariano Rajoy en el Congreso - EFE

El futuro de Almeida, en manos de Casado y de las encuestas

La decisión de Carmena acelera la toma de decisiones entre los populares

MADRIDActualizado:

Si la «ficha» de Carmena se mueve, todo el tablero lo hace. El hecho de que Carmena despeje la incógnita sobre su futuro empuja a los demás partidos a decidirse y no retrasar más el hacer públicos sus cabezas de lista. En el PP, todo está en manos de dos factores: la decisión de su presidente Pablo Casado, y los resultados de las encuestas internas que valoran la aceptación de los posibles candidatos.

Fuentes del partido explicaron que se ha destinado septiembre para realizar encuestas, cruzando posibles tickets electorales para ver qué resultados obtendrían. De ellos dependerá lo que se haga en la capital y en la región, donde no se tiene aún claro al cien por cien qué decisión tomar.

Del círculo de Casado

José Luis Martínez-Almeida gana enteros por su excelente trabajo de oposición en la capital, a lo que se une que es una persona de la entera confianza de Pablo Casado, el nuevo presidente nacional popular.

Su hándicap es su escaso grado de conocimiento público: es un desconocido para la mayoría de los madrileños. Por eso no es descartable, apuntan en el PP, que finalmente Casado opte por otra persona con más «tirón» popular.

En el PP de Madrid están empujando también a favor de que sea el candidato, emparejándolo con el actual presidente regional, Ángel Garrido, que tiene a su favor el hecho de estar ostentando el poder, lo que siempre añade un plus al candidato. También pesa en su contra que es poco conocido por el público en general; aunque lleva toda su vida dedicado a la vida política madrileña, siempre lo ha hecho en segundos escalones, y sólo el escándalo de la dimisión de Cifuentes le colocó en el centro del foco.

En semanas

Se espera, en todo caso, que la dirección nacional del partido tome una decisión sobre los números uno para Madrid a finales de este mismo mes o, como muy tarde, en octubre.

Mientras, el movimiento de la alcaldesa –de momento, basado en filtraciones desde su entorno pero no en una declaración pública suya– es recibido con escepticismo por el PP en Madrid. El pretendido distanciamiento de la formación morada que parece apuntar el planteamiento de Carmena de presentarse a la reelección bajo una lista sin siglas que reuna a «lo mejor de la sociedad», no deja de ser, a juicio de los populares, una maniobra de distracción mediante la cual intenta desprenderse de aquellos concejales de su lista que se han pasado el mandato creándole problemas que han trascendido a la opinión pública.

La dirección nacional del PP debe decidir si elige candidatos con experiencia o con «tirón» popular

El presidente regional, Ángel Garrido, intentaba poner negro sobre blanco lo que para él es evidente: «Si Carmena se presenta a la reelección, lo hará por Podemos por mucho que lo disfrace de agrupación de electores, y no conseguirá revalidar la Alcaldía» porque «ha sido un auténtico desastre» para la ciudad de Madrid.

Es el mismo argumento que utiliza Martínez-Almeida, para quien «Carmena es el “salvavidas”» del líder de Podemos, Pablo Iglesias, para revalidar Madrid, mientras que aunque la regidora sea independiente la formación morada es su «soporte».

Recuerda que la decisión final de Carmena está «pendiente de una conversación» con Pablo Iglesias. Y asegura que al PP le es «indiferente» si se presenta o no a la reelección.