La placa dedicada al general Millán Astray
La placa dedicada al general Millán Astray - ABC

La Fundación Franco recurrirá ante el Supremo para paralizar el cambio del callejero en Madrid

El TJSM aceptó el recurso del Ayuntamiento y levantó las medidas cautelares que impedían modificar el nomenclátor, aunque aún no se pronuncia sobre la cuestión de fondo

MADRIDActualizado:

Las distintas causas judiciales abiertas sobre el cambio del callejero con vestigios franquistas sigue dando vueltas en los juzgados: la Fundación Francisco Franco ha anunciado que recurrirá ante el Tribunal Supremo la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) de eliminar las medidas cautelares que impedían modificar el nombre de los viales como quiere el gobierno de Manuela Carmena. Hasta el que el Supremo no se pronuncie sobre este asunto, el cambio de las 52 calles queda en el aire, salvo la dedicada a los Caídos de la División Azul, ya que otro juez ya dictaminó a favor de que se mantenga su nomenclatura.

La resolución del 18 de abril rubricada por la sección segunda de la sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJM no resuelve en el fondo del asunto, es decir, no se pronuncia sobre si la decisión del gobierno municipal de sustituir el nombre de 52 calles con reminiscencias de la dictadura es acorde a derecho o no. Se trata de una sentencia que resuelve los recursos de apelación interpuestos por el Ayuntamiento de Madrid, que pedía anular el auto del juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 21 de Madrid en el que imponía como medida cautelar la paralización provisional del cambio del calles. Y como el fallo del TSJM no es firme, ahora, la Fundación Francisco Franco interpondrá un recurso de casación ante el Supremo.

La cuestión de fondo seguirá, mientras tanto, dilucidándose en el juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 23. Según ha podido saber ABC, ya se ha culminado la fase de prueba y solo falta el escrito de conclusiones de todas las partes personadas en la causa. Por lo que es muy probable que la cuestión de fondo sea resuelta antes por el juzgado que el Supremo sobre la medida cautelar.

Ante estas circunstancias, desde la Fundación Francisco Franco consideran que «sería una temeridad y una burla al estado de derecho que el Ayuntamiento procediera al cambio de denominación de las 52 calles». Sin embargo, desde el PSOE ya han pedido al Consistorio que no espere ni un día más para poner en marcha los cambios. Mientras que PP y Cs se han limitado a asumir la decisión judicial.