Florida Retiro: La nueva vida del templo nocturno más «canalla»

El complejo, renovado por completo, espera abrir en agosto con cinco espacios dedicados a la gastronomía y el espectáculo, tras tres años de cierre

MadridActualizado:

El nuevo Florida Retiro tiene un reto apasionante por delante: recuperar un tipo de ocio, el nocturno y canalla del que presumía Madrid en el siglo pasado. Fiestas exclusivas –pero accesibles al gran público– y en pleno parque de El Retiro que se diluyeron de la oferta madrileña con la decadencia del mítico Florida Park entre los años 80 y 90, primero, y con su cierre definitivo hace tres años, después.

Ahora, reformado y renovado por completo, espera reabrir sus puertas a mediados de verano –agosto, si se cumplen los plazos previstos– con un proyecto que, sin embargo, va mucho más allá de las veladas de fiesta y cotillón. En estos días, los obreros ultiman los detalles de los cinco grandes espacios que servirán de escenario para su nueva oferta de ocio y diversión. En ella la gastronomía tendrá un peso más que relevante.

La nueva concesionaria de este complejo municipal situado en el paseo de Panamá de El Retiro –la sociedad Mercado Fuencarral, del empresario Ramón Matoses–, ha elegido al chef Joaquín Felipe para trazar una línea culinaria para todos los públicos y bolsillos con un denominador común: el «respeto por el producto de proximidad y temporada, y una calidad sin referentes en la actualidad en todo el parque».

La rehabilitación de parte de los espacios exteriores y el restaurante está inspirada en mercados clásicos de Madrid como el de San Miguel

El corazón que hará vibrar este conglomerado de experiencias y emociones será su sala de fiestas. El icónico escenario aspira a subir cada fin de semana a un artista «sorpresa». Por él pasaron en sus años dorados estilos tan variados como los de Ray Charles, Tina Turner, Liza Minelli, Plácido Domingo, Lola Flores o Montserrat Caballé.

Será el gran atractivo de los fines de semana que, en Florida Retiro, empezarán los jueves con «Chattanooga Club». Cena, baile y música en directo de una «big band» a la que se unirá cada noche un artista invitado que no se revelará hasta el momento de la actuación. La Sala ha sido modernizada sin «perder su esencia» y tendrá capacidad para 360 personas sentadas en mesas bajas frente al escenario. Del diseño se ha ocupado el prestigioso interiorista Pascua Ortega, famoso, entre otras cosas, por haber sido el responsable de engalanar Madrid para la boda de los Reyes Felipe y Letizia, en 2004. La rehabilitación arquitectónica ha estado dirigida por Guillermo García-Hoz.

Aunque la inauguración llegue finalmente a mediados del verano, los espectáculos no arrancarán antes de septiembre. La concesionaria tiene previsto estrenar la sala con la producción «Pandora Nights» de Yllana. «Es la compañía teatral madrileña más prestigiosa del momento con obras de éxito mundial como Hoy No Me Puedo Levantar o The Hole», explican los responsables de la iniciativa. Estas veladas con espectáculo irán prececidas de una cena «de primer nivel» los viernes y los sábados por la noche.

Restaurante El Pabellón

El otro gran emblema del proyecto será El Pabellón. Un nuevo restaurante a la carta que tendrá una gran barra central presidida por un árbol y vistas al parque a través de grandes ventanales. «En él se ofrecerá una cocina urbana, de base tradicional y concepción actual que pone en valor la despensa local utilizando productos de la región comprometidos con la producción ecológica, la artesanía y la sostenibilidad», añaden.

La propuesta de espectáculos de fin de semana correrá a cargo de la compañía teatral Yllana. Los jueves habrá cenas con orquesta y cantantes de primer nivel

Y es que Madrid, como concepto, está muy presente tanto en los fogones como en la oferta de ocio. «Queremos hacer ciudad, recuperando la esencia de un lugar mítico como este, sin renunciar a atraer a turistas de todas las partes del mundo», presumen. Los vinos de la región, en este sentido, tendrán un peso importante en la carta. «Estarán los más exitosos y premiados, pero también nuevas bodegas madrileñas que apuestan por la calidad. Y todo ello a precios ajustados que permiten una factura media que no superará los 40 euros», aseguran

Junto al restaurante, se ofrecerá una propuesta más informal en La Galería. Será el bar de tapas de Florida Retiro que pretende tentar al paseante con una estructura abierta al parque. El ambiente distendido será la seña de identidad de un local de tapas y raciones que asume el reto de dar «una vuelta de tuerca» al recetario tradicional sin que ello suponga, según sus creadores, precios más altos. A todo ello se suma una espectácular terraza azotea, a ras de la cúpuladel edificio.

Quioscos gourmet

Un completo abanico que multiplica aún más las posibilidades de disfrutar del parque con una zona completamente integrada en él: El Mercado. Mesas altas sobre una pasarela exterior y siete puestos que homenajean a este pulmón verde de la capital. Todos ellos llevan nombres relacionados con el parque. La Jacinta, en honor al monumento de Jacinto Benavente en el Parterre, será una freiduría de croquetas, calamares y cucuruchos de «pescaíto frito». La Casita del Pescador, servirá mariscos y moluscos. El Estanque se encargará de las bebidas y La Casa del Contrabandista –nombre original del edificio histórico del Florida Retiro– albergará la zona de grill.

Para los amantes de la comida sana La Alcachofa –como la famosa fuente– ofrecerá una selección de ensaladas y verduras. La Bellota, nombre de las dos fuentes gemelas que decoran lo jardines de Cecilio Rodríguez, pondrá sobre la mesa charcutería fina y quesos. La Gloriosa, en homenaje a la revolución tras la que el parque se abrió a todos los ciudadanos, estará dedicado a las tapas «ilustradas».