Díaz Ayuso (PP) pasa junto a Ignacio Aguado (Cs), tras el que se sienta Rocío Monasterio (Vox), en el pleno de hoy - EFE | Vídeo: ATLAS

Finaliza el pleno de investidura con llamamientos a acordar entre PP, Cs y Vox

Mientras el bloque conservador amaga, Gabilondo recuerda que «había y hay candidato», él mismo, e insiste en que no renuncia a ir a una investidura

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Como empezó: así ha terminado el pleno de investidura sin candidato en la Comunidad de Madrid, aunque con llamadas a volver a sentarse y amagos de acercamiento en el bloque de la derecha. Mientras el PP sigue llamando a negociaciones desde mañana mismo, Ciudadanos niega la posibilidad asegurando que «no hay nada que negociar» porque ya cerró un pacto con los populares, pero llama a Vox a «rectificar». Este partido se abre a acuerdos, pero pide que se respete a sus votantes y no se pidan sus apoyos gratis. El pleno sin candidato ha acabado como empezó, pero la sensación que queda es que los próximos días pueden ser cruciales para el futuro gobierno de Madrid. Y con Gabilondo recordando que «había y hay candidato», él mismo, aunque el presidente de la Asamblea no haya considerado que contara con los suficientes apoyos.

Los seis grupos políticos han intervenido explicando sus posturas y dejando claro que, a día de hoy, no parece que haya ningún movimiento en el reparto de fuerzas: a PP-Cs les falta aún convencer a Vox para que les den sus 12 votos en una votación de investidura. Gabilondo ha vuelto a recordar que ha sido la lista más votada pese a lo cual no va a conseguir siquiera ser sometido a una investidura.

Isabel Díaz Ayuso ha recordado todo lo que se juega Madrid y cómo es un error parar la región. Pero le recuerda a sus socios Vox y Cs que «nada es posible si ambos no se ponen de acuerdo», por lo que volvió a llamarles a nuevas conversaciones. Las mismas que ha planteado, en forma de mesa a tres, que podría celebrarse desde mañana mismo, y que el líder de Ciudadanos ha rechazado asegurando que «no hay nada que negociar».

Rocío Monasterio (Vox) ha reiterado a Ciudadanos su invitación a continuar dialogando porque «hablando se entiende la gente», y asegura que su deseo es «un gobierno, y lo queremos cuanto antes». Pero recuerda a PP y Cs que sus apoyos no los van a dar gratis. «No podemos exigirles que apliquen nuestro programa en su totalidad, pero tampoco ustedes pueden pretender que nuestros votantes asientan religiosamente a las suyas». Ha asegurado que su partido «defiende el derecho a la disidencia, a pensar distinto».

Aguado, líder de Ciudadanos, le ha respondido directamente, emplazándola a «que rectifique» y «no bloquee un gobierno liberal» porque sería «irresponsable», tanto como ir a unas nuevas elecciones donde «podría gobernar Gabilondo con Errejón».

En el bloque de la izquierda, Gabilondo (PSOE) teme que la derecha quiera hacer de Madrid un bastión, algo que cree equivocado porque «lo importante es hacer de ella una región próspera y justa».

En la intervención de Íñigo Errejón, el portavoz de Más Madrid ha reconocido que «no va a ser posible» ese «gobierno de regeneración» que han intentado «hasta el último momento» junto con PSOE y Unidas Podemos, y en el que quisieron invitar a participar a Ciudadanos. La formación naranja ha preferido pactar con el PP y Errejón les advierte sobre ello: «Van a pagar carísimo una mercancía averiada».

Para la líder de Unidas Podemos, Isa Serra, el principal culpable de esta situación que se vive en la Comunidad de Madrid es Ciudadanos, por «hurtar el debate democrático a la sociedad española porque no les interesa», en referencia a su negativa a apoyar el proyecto de investidura de Ángel Gabilondo. También ha criticado a Vox, haciendo referencia a la violencia de género -que el partido de Abascal prefiere denominar intrafamiliar- o el tratamiento que pide en su documento de mínimos para la inmigración ilegal.