Cinco pesetas de Franco de 1949 - Mayor 25 / Vídeo: ¿Cómo puedo canjear pesetas por euros?

Fiebre «irreal» en las tiendas de numismática por las pesetas de Franco

Para tener un valor económico las monedas deben cumplir dos requisitos: que no hayan circulado y que presenten alguna singularidad

MADRIDActualizado:

Los expertos numismáticos alertan de una fiebre «irreal» que se ha generado en los últimos meses en torno a algunas pesetas de Franco y el Rey Juan Carlos que, supuestamente, podrían costar miles de euros. Hasta 20.000 se llegó a decir. Si bien es cierto que algunos ejemplares pueden tener un valor notable, desde Numismática 25 (calle Mayor, 25) explican que en ningún caso es algo generalizado y que las monedas que normalmente se guardan en casa o aperecen en cajones no alcanzan ese dinero.

Para que tengan un valor económico reseñable deben cumplirse dos requisitos: que no hayan circulado y que el año grabado guarde alguna singularidad. «Para que una peseta tenga interés de colección y por tanto económico, se han de cumplir dos condiciones a la vez, que no haya circulado y que el año grabado en las estrellas sea uno raro».

Un sistema único

Apuntan desde este negocio especializado que las monedas españolas de peseta desde 1867 cuentan con un sistema «único en el mundo numismático, para indicar el año de acuñación». Se trata de un grabado en diminutas estrellas. «Estas monedas llevan indicados dos años, el año más visible situado en el anverso que es el que se aprueba la emisión de dicha moneda y los diferentes años de acuñación, que estos se graban dentro de las mencionadas estrellas, generalmente situadas en el reverso».

Estas estrellas son las que sirven para diferenciar las pesetas españolas, que generalmente son dos. En la primera van los dígitos 19 y en la segunda la década correspondiente, por ejemplo 49 si se acuñó en 1949. Solo son visibles con lupa.

Sobre las monedas de Franco que se dijeron que podían valer hasta 20.000 euros, refieren en Numismática Mayor 25 que salieron a circulación en 1949 y en 1950 «y son relativamente frecuentes». «Sin embargo también se acuñaron unas pocas piezas con las estrellas marcadas con 1951 y 1952, en total unas 15-20 piezas, que no salieron a circulación. Son estas pocas las que sí que pueden llegar a valer tanto dinero, pero la posibilidad de que una de esas pocas piezas haya llegado a nuestras manos es poco menos que imposible», zanjan.