FOTOLIA

Fiebre por el intercambio de parejas en Madrid

La moda de los «swingers», antes relegados a la clandestinidad, se consolida entre la oferta sexual de la capital

MadridActualizado:

No hace tanto, el intercambio de parejas era un tema tabú. Esta consideración se reconocía, entre otros apuntes, en la clandestinidad de los conocidos como locales liberales; discretos establecimientos sin más publicidad que el boca a boca. En la actualidad, aunque el tema aún despierta ciertas reservas, su posición ha dado un giro de 180º. Estos lugares aún conservan su proyección velada, pero se han convertido a viva voz en verdaderos templos del sexo. Desde hace poco más de un año, la fiebre «swinger» se consolida en Madrid, escenario de varios locales de referencia.

Para quien no conozca este mundillo, el término «Swinger» alude a aquellas parejas que se intercambian con otras para mantener relaciones. El concepto comenzó a tratarse en el último cuarto del siglo XX y ha alcanzado un grado de análisis y tratamiento al nivel de otros comportamientos humanos. La verdad es que ya no está relegado al ostracismo, pero igualmente es cierto que los propios locales se afanan en mantener su secretismo, acaso por su naturaleza o por su pretendida exclusividad. Tal es su intención que, en algunos casos, se necesita invitación para acceder al local.

Madrid ha consolidado en los últimos años su cartera de locales liberales, al alza y sin visos de estancamiento. Basta consultar a un taxista en el turno de noche para confirmar la cantidad de servicios que hacen cada fin de semana. «Es increíble, sobre todo los viernes, sábados y domingos; mucha más gente de la que pensamos, de todas las edades, solos o acompañados», relata uno de los profesionales del volante. Así, cabe señalar que no hay un perfil determinado de «swinger»; sexólogos apuntan que suele tratarse de matrimonios o parejas consolidadas, pero no atiende a edades o estratos sociales, solo debe ser consentido y entendido como un deseo mutuo. Aunque el intercambio de parejas es, en cierta medida, lo que ha dado el nombre a estos lugares, también se da el sexo en grupo entre desconocidos.

Orgías y fiestas temáticas

La capital, en efecto, cuenta con varios locales que cumplen con estas características. Los hermanados Encuentros y Triángulo, en Doctor Esquerdo y Vicente Cabellero, respectivamente, gozan de cierta reputación entre los «swingers» de todas las edades. Como en el resto de establecimientos, organizan con bastante frecuencia fiestas sexuales de diferentes temáticas; algunas encaminadas a sugerir con lencería y ropa ligera; otras directamente nudistas.

Otros destacados son la sala Trivial, CAP Madrid, Edén o Momentos. En todos los casos el sexo y la insinuación, en diversos grados de explicitud, son el tema central. Un evento habitual es el «Gang Bang» una suerte de orgía en la que se acepta a todo tipo de público y de orientación sexual. Con jacuzzis, camas redondas, habitaciones con espejos, a oscuras o con «Glory Hole» (cuartos con agujeros en las paredes para tener sexo con desconocidos al otro lado del tabique), las orgías y los tríos son algo común. Sin embargo, no todos los ambientes de cada local son tan directos, también se puede hacer un primer contacto y simplemente intercambiar parejas.