A Favor y En contra. FAUSTO FERNÁNDEZ: Candidato de Izquierda Unida a la Comunidad

Fausto Fernández nació en Alía, Cáceres, el 12 de junio de 1956. Diplomado en Magisterio, es profesor de enseñanza secundaria. Fue director del colegio público El Olivar durante cuatro años y, desde 1991 a 1995, concejal de Rivas-Vaciamadrid. Fue éste último año cuando accedió a la Alcaldía de dicha localidad. Desde marzo de 2002 es coordinador general de IU-Madrid

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

A Favor:JOSÉ MASA, PORTAVOZ DE IU EN RIVAS VACIAMADRID LA FUERZA DE LA SONRISANo sé si los nombres imprimen carácter, pero sí sé que Fausto no podría llamarse de otra manera, y es que el diccionario de la Real Academia lo define como feliz, afortunado. Y esa es su imagen externa: una apariencia adusta que se hace sentir matizada por la ironía de la mirada y esa invitación a la comunicación que tiene su poderosa sonrisa.Desde niño manifiesta una voluntariosa resolución para afrontar las dificultades. Destacó en la escuela rural y su maestro insistió en que continuara con los estudios, lo que unas oportunas becas permitieron y le obligaron, desde muy niño, a salir de su pueblo con el reto de aprobar para poder seguir estudiando.Conjugó la cultura de su entorno con las enseñanzas oficiales y todo ello, siendo fiel a sus raíces, lo que hace sentir en su vida política con sus referencias interpretativas constantes al saber popular.Hijo de agricultores y emigrante, siempre fue sensible a los más desfavorecidos. Sus experiencias personales le han dotado de una aguda percepción para interpretar los problemas y encontrar las soluciones más sensatas equilibrando siempre ideología y pragmatismo.La condición de docente ha dotado a su discurso de una pedagogía que modula en la gestión de los asuntos públicos, incorporando las experiencias a las soluciones.Sociable por naturaleza, hace del diálogo su arma de convicción, sin merma de una firmeza que no le impide rectificar cuando las razones lo hacen aconsejable o necesario.El calendario biológico también le ha sido afortunado. Llega a su reto político más importante, la candidatura a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, en el mejor momento de su madurez. Como dirían en nuestro pueblo, Alía, Cáceres: «está en sazón».

En contra:LUIS EDUARDO CORTÉS, CANDIDATO DEL PP A LAS  AUTONÓMICAS EL PROGRESISMO REALFausto Fernández es un candidato nuevo, casi sorpresa, es más un experimento que una apuesta por la realidad. Conozco a Fausto como alcalde de Rivas-Vaciamadrid y las relaciones en estos años han sido correctas y de mutuo respeto hacia los pensamientos políticos del otro. Personalmente, pienso que su ideología y planteamientos políticos hubieran sido interesantes y probablemente viables a comienzos del siglo XX, pero no del siglo XXI. Es un hombre correcto y de imagen seria, pero sobrelleva a veces con dificultad el peso de una ideología y proyectos políticos medianamente caducos.  Su progresismo, como el de la mayoría de sus compañeros, está hecho de pegatinas y pancartas, más que de realidades. Es fácil ponerse pegatinas a favor de los necesitados y parece que no lo es tanto «para ellos» ocuparse con cariño y solidaridad de aquellas personas y familias a las que el IVIMA les facilita una vivienda en su municipio.En el tema de la inmigración, su progresismo es, en la realidad y fuera de las pegatinas, duro y excesivamente pragmático. A él se puede y se debe preguntar cómo atiende y resuelve esa problemática.Dicho todo esto y, circunscribiéndolo a los matices políticos de la cuestión, he de decir que es persona con la que se puede hablar; no me importaría comer con él y tener una charla distendida, pero creo que votarle a él y a su partido, es votar al remoto pasado y renunciar a un voto de garantía y de eficacia como es el PP.A mi juicio, es necesario pararse a pensar y a comprobar si los tópicos y concepciones definidas durante muchos años siguen siendo válidas para los tiempos que corren, ya entrado el siglo XXI. Es fundamental que hagamos una reflexión sobre el concepto de «progresismo» y sobre las realidades a las que ha dado lugar el mismo, pero especialmente, hay que analizar con visión crítica las posturas de aquellos que han monopolizado esta tendencia y la han utilizado como etiqueta y bandera.Lo hemos visto en Madrid con la apuesta del PP por el transporte público, que también ha llegado en forma de Suburbano a Rivas-Vaciamadrid, municipio del que es alcalde Fausto. Precisamente, esta política de transportes (114 kilómetros de Metro en ocho años de Gobierno del PP) era hasta hace muy poco considerada una política asociada a partidos de izquierdas, a pesar de que cuando éstos pudieron hacerlo, bien en el Gobierno (12 años el PSOE en la Comunidad) o apoyando al mismo (12 años IU en la Comunidad), no la aplicaron.El progresismo, probablemente, lo ha demostrado más el Gobierno del PP al llevar el Metro a este importante municipio de la región, al crear Consorcios Urbanísticos donde se han levantado miles de viviendas protegidas y al generar puestos de trabajo en toda la Comunidad, a los que también han tenido acceso los vecinos de Rivas.Este es el verdadero progresismo, el que palpa el ciudadano y no la teoría de la que alardean algunos partidos o coaliciones. El señor Fausto Fernández es, por tanto, un candidato que merece todos los respetos y el reconocimiento como tal, pero sería incierto presentarle como un adalid de la vanguardia y el progreso encarnado ahora el ejercicio del mismo en el Partido Popular.En cualquier caso, le deseo a Fausto mucha suerte en la vida y en su futuro político....., pero no muy cercano.