Fotogafía presente en los expedientes desclasificados sobre Ovnis
Fotogafía presente en los expedientes desclasificados sobre Ovnis - ABC

Expediente OVNI en Madrid: «En el cielo hay una luz que gira como una peonza»

El reciente avistamiento de una bola de fuego en la región recuerda los casos presentes en los archivos desclasificados del Ejército del Aire sobre este fenómeno, rescatados ahora por ABC

MadridActualizado:

Emergencias 112 recibió el pasado lunes una decena de llamadas que alertaban de que una enorme bola de fuego cruzaba el cielo de Madrid. El supuesto meteorito, visto desde Getafe, Alcalá de Henares y la autovía de Zaragoza (A-2), devolvió al foco mediático una cuestión relativamente olvidada en la región: los avistamientos de objetos voladores no identificados (Ovnis). Un fenómeno que tuvo su cénit en la década de los 60 y 70 y cuyos misterios y su consiguiente explicación científica figuran en los archivos desclasificados por el Ejército del Aire, rescatados por ABC.

«Un único testigo observa, a las 23.00, un objeto luminoso con forma de peonza, del tamaño aproximado de unos 10 metros, cambiando de forma por estar en rotación, siendo su altura la que normalmente llevan los aviones». Este es un extracto del expediente relativo a un avistamiento en Pozuelo de Alarcón, en verano de 1975; uno de uno de los informes que vieron la luz en los años 90 y que hace dos se hicieron públicos para el público general. También constan relatos en Alcorcón, Majadahonda o la capital, entre otros.

El vecino de Pozuelo asegura que ha visto hasta en doce ocasiones esta especie de nave en mitad del cielo, repartidas en tres noches. Su testimonio, estudiado por el Mando Operativo Aéreo de la Sección de Inteligencia del Estado Mayor, es propio de una película de ciencia ficción, pero lo cierto es que no tiene más entidad que esa. El informe concluye que la denuncia es «poco fiable» por la falta «detalles técnicos» y porque cuando se le indica que dibuje lo que vio, «cae en contradicciones». Algo similar a lo que ocurrió con otro avistamiento en Madrid ese mismo año.

Entonces, hasta tres testigos declararon que vieron de madrugada «objetos o puntos luminosos en el cielo que cambiaban de tamaño». El investigador, en cambio, no aprecia datos suficientes como para considerar que se trata de un Ovni. No obstante, aunque los escritos desclasificados siempre desmontan el mito, el propio proceso ya da para una novela. Se coteja y analiza absolutamente todo: constan entrevistas, planos, esquemas, negativos, declaraciones...

Extracto del informe sobre el avistamiento en Alcorcón
Extracto del informe sobre el avistamiento en Alcorcón
Documento desclasificado sobre avistamientos
Documento desclasificado sobre avistamientos

Un ejemplo es el expediente sobre el caso registrado el 19 de diciembre de 1962 en Madrid capital, cuando dos hermanos señalaron que desde el balcón de su casa se apreciaba una estrella brillante en dirección oeste, con «lento movimiento descendente». Lo llamativo es que su testimonio fue corroborado por un matrimonio que, a su paso por la calle de Alcalá, observó lo mismo. El investigador no tiene dudas y considera que se trata del mismo hecho: «un astro brillante, presumiblemente Venus». Así, estima que no hay motivos para que se mantenga como «materia clasificada».

Especialmente revelador es el documento anexo con la transcripción del interrogatorio a un hombre de 46 años sobre el mismo hecho. ¿Lo ha visto otras veces?; ¿se movía?; ¿tamaño?; ¿tenía forma circular?; ¿plana vertical?; ¿hacía ruido?... Estas entrevistas, así como fotografías o dibujos con la trayectoria del objeto, son comunes en los expedientes. De hecho, los estudiosos de la ufología destacan estos papeles como un «ejemplo», tanto por su valor como por marcar el camino a otros países en desclasificación.

Dibujo en uno de los informes, sobre la trayectoria del objeto volador
Dibujo en uno de los informes, sobre la trayectoria del objeto volador

Las fotografías más significativas figuran en la información de un avistamiento registrado en el parque de Lisboa de Alcorcón, en marzo de 1978, con seis imágenes que muestran el supuesto paso de un objeto volador a gran velocidad. Las capturas, según el testigo, reflejan el rastro de la coletilla de luz del artefacto, pero nada más lejos de la realidad. El informe del Ejército del Aire apenas da opción a las conjeturas y en sus primeras coomprobaciones ya habla de que es «bastante plausible» que fueran manipuladas.

Según el expediente, la primera de ellas no es más que el «trazado de un avión», mientras que en el resto «no se aprecia ningún objeto con volumen». Sostiene que el destello, casi con total seguridad, se ha hecho manualmente, con dos opciones: durante el proceso de ampliación del negativo o arañándolo antes de su positivado.

Cinco categorías

Por qué se registran oleadas de avistamientos se basa en la lógica. Vicente-Juan Ballester Olmos, investigador de la documentación desclasificada y experto en la materia, señaló en una entrevista con la Revista Española de Defensa que, cada cierto tiempo, estos se repiten. «Es un fenómeno habitual que tiene lugar cuando un caso obtiene una gran cobertura en los medios», indicó, si bien aseguró que los Ovnis «no son más que eso, un objeto volante no identificado», y no hay razón para hablar de extraterrestres.

Ballester Olmos, a la luz de estos informes de Defensa, categoriza los casos en cinco grandes categorías. Fenómenos aeroespaciales, como aviones, globos o cohetes; confusiones con el planeta Venus y otros fenómenos astronómicos; el factor psicológico, con «invenciones y fabulaciones fantasiosas»; causas meteorológicas; y, en último caso, falsos ecos de radares o fuegos artificiales.