El portavoz de Vox en el Ayuntameinto, Javier Ortega Smith, habla delante de la tribuna del alcalde Martínez-Almeida - EFE / Vídeo: Atlas

Vox exige al PP presidir los distritos de Salamanca y Chamberí

La formación de Casado mete en la negociación Usera. Un edil de Abascal podría ocupar el cargo de consejero delegado en el ente Calle 30

MadridActualizado:

Las negociaciones con Vox, pese a que el acuerdo para investir a José Luis Martínez-Almeidase selló a cinco minutos de celebrarse el pleno de constitución de la nueva Corporación, aún tienen pilares que apuntalar. Según ha podido saber ABC, Vox ha pedido al menos ostentar la presidencia de dos de las doce concejalías de los distritos que conservará el PP, ya que las nueve restantes se las cedió a Ciudadanos. Se trata de Chamberí y Salamanca, dos bastiones históricos de los populares. El partido de Pablo Casado también estaría en disposición de cederle Usera, un territorio que fue especialmente beligerante con la concejal de Ahora Madrid Rommy Arce.

La cesión a Vox no es menor, ya que en Salamanca el PP logró 31.356 votos, casi el cuádruple que los de Santiago Abascal, que sólo obtuvieron 9.497 apoyos y se quedaron como cuarta fuerza. En Chamberí las votaciones fueron casi calcadas: el PP logró 28.041 sufragios, mientras que Vox se quedó con 7.183 votos.

En Usera los apoyos se repartieron con menos distancia: 8.285 votos para el PP y 3.313 para Vox. En este distrito, curiosamente, el portavoz de los populares era Fernando Martínez-Vidal, el autor del logo del PP, que en abril dejó el acta popular para pasarse a Vox. Con su trayectoria y conocimiento del terreno le podría postular como concejal-presidente de este territorio.

A pesar de que la candidatura que lidera Javier Ortega Smith sólo obtuvo cuatro asientos en el Palacio de Cibeles, Vox exigió a los populares entrar en el gobierno. Esta pretensión ponía en riesgo el acuerdo firmado con Ciudadanos, que se oponen a ofrecerle una plaza dentro de cualquier Ejecutivo. Las horas pasaban con un tira y afloja sobre las competencias que tendrían los de Abascal en Madrid, hasta que, pasadas las tres de la madrugada, en los alrededores de Génova -donde se citaron los altos mandos- se atisbó la fumata blanca.

El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, aseguró que su partido garantizaría el apoyo a Martínez-Almeida a cambio de tomar el mando en algunos distritos y el posible control de algún ente municipal, pero todavía quedaba por esgrimir una vez que el nuevo regidor se asentara en Cibeles. A pesar de que Almeida ya ha firmado el decreto de nombramientos del nuevo equipo de gobierno de la ciudad en el que no aparece ningún nombre de los cuatro ediles de Vox, la lista será modificada en cuando se suscriba el pacto definitivo para darle entrada.

Presupuesto de 30 millones

Otra de las cuestiones que está sobre la mesa es el reparto de los organismos autónomos del Ayuntamiento. Vox podría asumir el máximo cargo de Calle 30, ocupando el puesto de consejero delegado. Esta empresa público-privada, adscrita al área de Medio Ambiente y Movilidad, gestiona la explotación, conservación y mantenimiento de la M-30. A pesar de que el socio privado posee el 20 por ciento de los activos de la empresa, el edil de Vox que asuma su dirección se encargaría de manejar un presupuesto anual que ronda los 30 millones de euros y de la gestión de una plantilla de 280 empleados.