Carmen Plata ostentó el cargo de directora gerente de la Fundación Arpegio
Carmen Plata ostentó el cargo de directora gerente de la Fundación Arpegio - EFE
Sucesos

La exgerente de la Fundación Arpegio: «Aguirre jamás me dio ninguna instrucción»

Carmen Plata ha comparecido ante la comisión de la Asamblea que investiga la Púnica para explicar el funcionamiento de la entidad

MadridActualizado:

Carmen Plata, exdirectora gerente de la Fundación Arpegio ha sido otra de las protagonistas de sesión de esta mañana de la comisión que investiga la trama Púnica de la Asamblea de Madrid.

Plata ostentó el cargo entre 2006 –año de su creación– y 2011, cuando se pidió una excedencia. Al igual que el resto de comparecientes en esta comisión contra la corrupción, Plata ha mantenido que la Fundación Arpegio se creó para «devolver a los madrileños los beneficios de Arpegio». Un total que en 2005 había ascendido a más de 129 millones de euros. Un objeto social muy amplio para una entidad que se encuentra en el punto de mira por su relación con la trama Púnica.

En relación a los proyectos, la exdirectora ha detallado que «venían dados por los presidentes de la Fundación o por sus entornos». Es decir, por Francisco Granados, Ana María Mariño o Beatriz Elorriaga. Una de decisiones jerárquica en la que los responsables de Arpegio mantenían «conversaciones» con los consejeros que querían poner en marcha «un programa determinado».

Conversaciones en las que se presentaba el proyecto, se estudiaba si se adecuaba a los fines de la Fundación, si eran viables y si había presupuesto. Al ser preguntada por su función, Plata ha contestado a los portavoces: «Yo me dedicaba a gestionar, no tomaba decisiones. Yo no decidía qué convenios se hacían o no». También ha negado un uso irregular de las tarjetas de crédito de la Fundación. En su caso, ha señalado que solo la usó en «dos o tres ocasiones».

«Nunca me chocó»

El 6 de mayo, Elisa de la Nuez exasesora de la Fundación declaró a esta misma comisión que su sospecha era que Francisco Granados utilizaba la Fundación para favorecer a terceros. Carmen Plata, por su parte, ha dedicado parte del tiempo de su declaración para contestar a la asesora de regeneración de Ciudadanos.

Según Plata, el informe desfavorable que De la Nuez elaboró de la Fundación fue encargado a una empresa. A la abogada le ha dedicado la siguiente reflexión: «Si tan mal lo estábamos haciendo no entiendo para que esperar ocho años para decirlo».

También ha negado que Granados fuera conocido como «el jefe» o a la suposición que plasmó De la Nuez de que cuando se hablaba de «la jefa» se estaban refiriendo a Esperanza Aguirre. «Yo jamás me he referido a lo de jefe, como ella dice, al señor Granados y a lo de jefa a la señora Aguirre... Jamás la señora Aguirre me ordenó, me llamó o me dio ninguna instrucción para hacer nada con la Fundación Arpegio», ha asegurado. Algo que también ha negado Ana María Mariño que durante su declaración ha señalado que «la única relación de Aguirre con la Fundación se produjo en la firma del convenio de Getafe».

Plata no se ha mostrado sorprendida por ninguna actividad de la Fundación, a pesar de la investigación que la Audiencia Nacional está llevando a cabo. «Lo que tenía que decir se lo he dicho a un juez», ha declarado en la Asamblea de Madrid.