El Rey, a los examinadores del COI: «Ha llegado la hora de unos Juegos hispanos»

ALMUDENA MARTÍNEZ-FORNÉS | MADRID
Actualizado:

«Organizar los mejores Juegos Olímpicos y Paralímpicos que la historia recuerde». Este es el mensaje que Su Majestad el Rey transmitió ayer a los miembros de la Comisión de Evaluación del COI, durante el brindis del almuerzo que les ofreció en el comedor de gala del Palacio Real junto a la Reina, los Príncipes de Asturias, los Duques de Palma de Mallorca y la Infanta Doña Pilar. Un recibimiento sólo comparable al que España ofrece a los jefes de Estado que nos visitan oficialmente. Don Juan Carlos explicó a sus invitados que toda España «comparte el sólido e ilusionado proyecto en el que venimos trabajando desde hace años con particular empeño». Ahora se trata, agregó, «de merecer la confianza del olimpismo para organizar en 2016 los mejores Juegos Olímpicos y Paralímpicos que la historia recuerde».

Mensaje clave

También les dijo el Rey que «creemos llegada la hora de unos Juegos en clave hispana», frase que puede ayudar a desmontar la extendida creencia de que hay que ir alternando los continentes que acogen estas pruebas y que, si fuera literal, excluiría a Madrid al celebrarse los anteriores, en 2012, en Londres. De esta forma, lo hispano sería una alternativa frente a lo anglosajón.

En un discurso salpicado de los valores del deporte, como «voluntad de superación», «superar dificultades», «solidaridad», «empuje», Don Juan Carlos afirmó que Madrid «ofrece rigor y solvencia», ya que el proyecto olímpico «se encuentra en un estado muy avanzado de realización, con la mayor parte de sus infraestructuras construidas o planificadas», un hecho de trascendental importancia en tiempos de crisis.

En este sentido, destacó que «Madrid y sus subsedes pueden aportar al movimiento olímpico la seguridad y el empuje necesarios para consolidar su papel en el siglo XXI, organizando unos Juegos brillantes y eficaces».

En un momento del discurso recordó el Rey que cinco miembros de su Familia (los Reyes, el Príncipe y los Duques de Palma) han participado como atletas olímpicos en pasadas ediciones: «Nuestra participación y presencia en distintos Juegos Olímpicos, nos permiten asegurarles que es pleno y auténtico el espíritu olímpico que se respira en Madrid», afirmó.

Cien invitados a la comida

Momentos antes del discurso, en la saleta de Gasparini, la Familia Real recibió, uno por uno, a los inspectores del COI, a las autoridades, entre ellos al alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, y a los cerca de cien invitados a la comida, entre los que se encontraban destacados deportistas, como el tenista Rafa Nadal, el futbolista Raúl y el ex ciclista Miguel Induráin, así como el presidente de honor del COI, Juan Antonio Samaranch, y los miembros del COE.

Por parte del Gobierno, la máxima autoridad fue la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor. Como se sabe, el presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, tiene asumidas las competencias estatales del deporte, pero ayer él se encontraba en el habitual Consejo de Ministros. En representación de la Comunidad, acudió el vicepresidente, Ignacio González, y también asistieron los alcaldes de las ciudades subsedes de la candidatura: Palma de Mallorca, Córdoba, Valencia, Getafe y Paracuellos.

Para recibir a sus invitados, todos los miembros de la Familia Real lucieron en la solapa un pin con la mano que simboliza la candidatura de Madrid y los tres señores —el Rey, el Príncipe e Iñaki Urdangarín— se pusieron también la corbata con el logotipo. Además, iban vestidos con americana azul marina y pantalón gris, de forma que sólo les faltaba el logotipo bordado, para lucir el uniforme completo.

Copenhague, 2 de octubre

La presidente de la Comisión Evaluadora del COI, la marroquí Nawal el Moutawakel, que regresó de su país a tiempo para asistir a la comida, abrió la línea de saludos a los invitados. Entre otros asistentes, se encontraban la campeona paralímpica de natación Teresa Perales, en silla de ruedas; el gimnasta Gervasio Deferr, el ciclista Joan Llaneras, el ex tenista Carlos Costa, la atleta Marta Domínguez y los presidentes del Real Madrid, Vicente Boluda, y del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, entre otros. Todos ellos pasaron después al comedor de gala, donde degustaron una sopa de pescado, un centro de solomillo a los ajos tiernos acompañados con bolas fritas de patata a lo provenzal y, de postre, un brownie de chocolate con helado de nata.

Si este sueño olímpico se hace realidad, o se queda en una aspiración, se sabrá el próximo 2 de octubre en Copenhague. También ese día Madrid contará en esa ciudad con el apoyo de los Reyes.