Isabel Díaz Ayuso, presidenta regional, e Ignacio Aguado, vicepresidente
Isabel Díaz Ayuso, presidenta regional, e Ignacio Aguado, vicepresidente - COMUNIDAD

Estas son las tres nuevas deducciones fiscales que tendrán los madrileños en 2020

Permitirán ahorrar hasta 16 millones de euros a jóvenes que compren vivienda habitual, estudiantes y familias con mayores a su cargo

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las tres nuevas deducciones fiscales que anunció semanas atrás la presidenta Díaz Ayuso han iniciado su tramitación: ya ha pasado por el consejo de Gobierno el primer informe preliminar, y en diciembre se espera que el proyecto de ley esté ya en la Asamblea. Permitirán ahorrar 16 millones de euros, y favorecerán a 30.000 personas. Estas son las tres deducciones planteadas:

Estudios

El anteproyecto de Ley propone un incentivo para los madrileños que quieran cursar estudios superiores, mediante la deducción del cien por cien de los gastos por intereses de los préstamos concedidos para cursar grados universitarios, masters y doctorados.

Esta deducción no solo afecta a titulaciones oficiales de centros públicos, sino que se extiende también a masters de cualquier universidad privada, como las escuelas de negocios, siempre que dicha entidad imparta también formación que permita la obtención de un título oficial. Los intereses serán deducibles cuando el beneficiario sea el propio contribuyente, su cónyuge o un descendiente a su cargo.

Cuidado de mayores

Se articula también una deducción fiscal para el cuidado de los mayores en el ámbito familiar. Podrán deducirse hasta 500 euros en la renta aquellos contribuyentes que tengan ascendientes mayores de 65 años o con discapacidad a su cuidado. Esta medida perfecciona y complementa la deducción ya vigente para quienes conviven con personas mayores con quienes no hubiera tal relación.

Viviendas para jóvenes

En tercer lugar, para los jóvenes que quieran formar un hogar, la Comunidad de Madrid establecerá una deducción para la compra de la vivienda habitual, que alcanzará el 25% de los intereses de la hipoteca contraída, con un máximo de 1.000 euros anuales, hasta que cumplan los 30 años.