Dos están en «El Madroño»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

«El Madroño», uno de los tres centros de los que dispone la Comunidad para menores infractores, ha sido el lugar elegido para albergar a los menores acusados de delitos terroristas. Y su estancia no ha estado exenta de problemas.

Si bien en el caso del primero, que permaneció privado de libertad mes y medio, el conflicto se debió a la descoordinación de los equipos de tratamiento, aspecto que fue criticado por el juez central de menores, en los dos que quedan, que entraron unos días después, las dificultades obedecen a su actitud desafiante hacia las normas; aspecto que puede perjudicar al resto de menores internos si deciden imitar su conducta. De ahí que surgieran las protestas del personal del centro y de los equipos técnicos -psicólogos, educadores y trabajadores sociales-, al considerar que, debido a su perfil, muy distante del resto de delincuentes internos -inmigrantes y marginados-, lo más adecuado para lograr su reinserción y su reeducación con un tratamiento especializado es su estancia en centros específicos y con un régimen especial. La queja del personal fue transmitida a la Audiencia, instancia de la que depende el Juzgado Central de Menores.