El estadio Vallehermoso se prepara para su demolición

S. M.MADRID. Algo más de 5 millones de euros costará demoler el estadio de atletismo Vallehermoso, un trabajo que ya cuenta con la autorización municipal y que se prolongará durante aproximadamente

S. M. MADRID.
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Algo más de 5 millones de euros costará demoler el estadio de atletismo Vallehermoso, un trabajo que ya cuenta con la autorización municipal y que se prolongará durante aproximadamente seis meses. El estadio cerró sus puertas a la actividad deportiva el pasado mes de julio con la celebración del Meeting de Atletismo. Una vez derribado, sobre sus ruinas se levantará un nuevo estadio más moderno y con mayor capacidad.

En efecto, tras su reforma, el nuevo Vallehermoso contará con una pista de atletismo de 400 metros de cuerda y ocho calles, un graderío con capacidad para 10.000 espectadores, y espacios auxiliares para público, deportistas y servicios técnicos. Además, sus instalaciones estarán abiertas a los vecinos de Chamberí, que podrán practicar allí diferentes deportes, tanto en un pabellón polideportivo cubierto como en salas multiusos -una dedicada al esgrima-, y una piscina de 50 metros de largo.

Aparcamiento de residentes

Todo el conjunto estará rodeado por un parque urbano abierto y por zonas de aparcamiento, para empleados, deportistas y residentes.

El proyecto de modernización del estadio Vallehermoso, situado en una parcela de 42.356 metros cuadrados entre las calles de Juan Vigón, Santander, Jesús Maestro y la avenida de Islas Filipinas (distrito de Chamberí), pretende dotar de la calidad necesaria a una instalación que se había quedado obsoleta. Su diseño responde al trabajo del estudio Cano Lasso, que ganó el concurso convocado a tal efecto por el Ayuntamiento madrileño y el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid.

La reforma se articula en dos fases. La primera está actualmente en periodo de licitación, y tiene por objeto definir las obras y el proceso técnico para la demolición de las estructuras de todos los edificios, graderíos, pistas deportivas y zonas bajo rasante del antiguo estadio, así como el vaciado del terreno para la futura segunda fase, que será la de construcción del Centro Deportivo.

Proteger el arbolado

Durante el proceso de demolición, se llevarán a cabo trabajos de protección del arbolado existente en la zona, con especial atención a los árboles notables. Además, se vallará todo el solar, aumentando la altura de la valla ya existente en su alineación con la calle Islas Filipinas. Asimismo, se realizarán trabajos previos de desmontajes de farolas y torres de iluminación, de vallas perimetrales y de cerramiento del terreno de juego.

La Comisión para la Protección del Patrimonio Histórico, Artístico y Natural de la Comunidad de Madrid informó favorablemente sobre esta demolición, que se ejercerá sobre edificios del antiguo estadio Vallehermoso que no están catalogados. Únicamente se mantiene la entrada al estadio, que sí tiene valor arquitectónico e histórico.

El estadio Vallehermoso tiene un sitio de honor desde que comenzó a funcionar, hace casi 50 años, en la historia del atletismo español. Fue construido en la década de los 50, en los terrenos de un antiguo cementerio madrileño, la Sacramental de San Martín, San Ildefonso y San Marcos. Según algunos autores, aún es posible ver hoy en las escaleras de acceso al estadio deportivo, unos números grabados sobre la piedra, que servían para identificar las lápidas.

La inauguración oficial del Estadio Vallehermoso se llevó a cabo en abril de 1961, con la organización de los Juegos Escolares Nacionales. Al año siguiente, se celebraron los II Juegos Iberoamericanos, su primera gran competición internacional.

Fue escenario también, en 1987, de un evento histórico: el duelo entre Edwin Moses -hasta entonces, invencible tras nueve años, nueve meses y nueve días sin perder- y Danny Harris, que ganó en aquella ocasión la pugna en 400 metros valla, durante el Meeting de Madrid.