Interior de una estación de Metro de Madrid
Interior de una estación de Metro de Madrid - Isabel Permuy

La estación de Metro de Arroyofresno abre con 20 años de retraso

La Comunidad inaugura mañana, sábado, la prolongación de la línea 7 del suburbano con una parada, entre Lacoma y Pitis, que será completamente accesible

MADRIDActualizado:

La nueva estación de Metro de Arroyofresno, en la línea 7, entrará en funcionamiento mañana, sábado, a partir de las 06.00 horas tras 20 años de espera, una paralización y una inversión de 4,9 millones de euros. Supone la parada número 302 del suburbano madrileño.

Además, sus instalaciones estarán tematizadas con imágenes e ilustraciones de la Sierra de Guadarrama, debido a su proximidad a la misma, y se mostrarán las «típicas» cadenas montañosas del parque nacional.

Según ha informado el Gobierno regional en un comunicado, la nueva estación, ubicada entre Lacoma y Pitis, tiene unas instalaciones totalmente accesibles para personas con discapacidad y completa la prolongación de la línea 7 hacia Valdezarza y Peñagrande, «mejorando las necesidades de movilidad de los vecinos de la zona noroeste de la capital».

La estación, destaca el Gobierno autonómico, va a beneficiar principalmente a los más de 220.000 vecinos de los barrios de Valdezarza, El Pilar, Peñagrande, Lacoma y Arroyofresno.

La parada de Arroyofresno es «cien por cien» accesible para personas con discapacidad y movilidad reducida gracias a tres ascensores (dos de los cuales llegan hasta los andenes desde la zona de tornos), ocho escaleras mecánicas y accesos nivelados.

También recuerda que esta prolongación de la línea 7 de Metro de Madrid formó parte del Plan de Ampliación de Metro de 1999, para resolver las necesidades de movilidad de esa zona. Sin embargo, la «falta de consolidación del barrio que le da nombre en el momento de la construcción de la estación, sin apenas edificaciones ni vecinos, y por tanto sin demanda de servicios de transporte público, aconsejó posponer su puesta en servicio».

Actualmente, con un barrio ya en pleno desarrollo y con varias promociones inmobiliarias próximas a su entrega, la Comunidad de Madrid asegura que «ha llegado momento adecuado para proceder a su apertura al público».